jueves, 31 de marzo de 2016

Vasitos de gelatina, crema de queso y frutos del bosque

¡Qué golosa estoy! Últimamte me siento un poco Santa Claus repartiendo dulces por el mundo como si fuesen regalos... Voy a tener que poner remedio a esto porque no me apetece invertir en vestuario nuevo y la ropa empieza a ajustárseme perligrosamente. En serio, lo prometo, no publicaré más dulces hasta el 7 de abril. Sí, ya sé que no falta mucho, pero el 7 toca reto y no es cuestión de fallar (pensamiento: qué gran sacrificio zamparme un dulce riquísimo, todo sea por el blog).

El de hoy es un postre sencillo, unos vasitos de gelatina, crema de queso y frutos del bosque que se hacen en un periquete, eso sí, debéis contar con el tiempo que tarda la gelatina en enfriarse y cuajar. Los vasitos quedan muy vistosos, son una opción estupenda para presentar los postres de forma individual y al mismo tiempo controlar la cantidad que nos tomamos. Están riquísimos, los frutos rojos aportan el punto de acidez que combina estupendamente con el dulce, os lo aseguro, estos vasitos os enamorarán. ♥ 


INGREDIENTES
(para 10 vasitos)
1 sobre de gelatina de fresa
300 gr de nata para montar
6 cucharadas de queso tipo philadelphia
2 cucharadas colmadas de azúcar glas
moras, frambuesas y grosellas


ELABORACIÓN:

1. Empezamos haciendo la gelatina y para ello seguiremos las instrucciones del fabricante. Ponemos a calentar 1/4 litro de agua, cuando alcance el punto de ebullición añadimos la gelatina y removemos para que se disuelva. Inmediatamente añadimos otro 1/4 litro de agua fría. Vertemos la gelatina en los vasitos (llenándolos un poco menos de la mitad) y los colocamos inclinados sobre algún objeto para que  queden con la forma que veis en la foto. Dejamos enfriar y cuajar por completo.


2. Ahora prepararemos la crema de queso. Con unas varillas eléctricas comenzamos a montar la nata, cuando empiece a espesar añadimos el azúcar glas y el queso, continuamos batiendo hasta que esté bien montada. Para que la nata os quede perfecta podéis seguir unos sencillos consejos que encontraréis AQUÍ.


3. Por último vamos a montar los vasitos. Sobre la gelatina ya cuajada echamos la crema de queso, si es necesario la apretamos un poco con una cucharilla para que se pegue bien a al gelatina. Finalizamos colocando algunos frutos rojos en cada vastito.


¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi Facebook o en  Twitter.

martes, 29 de marzo de 2016

Tarta mousse de chocolate

Este mes hemos tenido varios cumpleaños en la familia,  por eso ultimamente veis tantas tartas publicadas. Pero no se terminan aquí los cumples, porque mañana celebraremos el de mi chico, Diego, y le prepararé una tarta muy especial ... Muy pronto podréis verla. 

La mousse de chocolate es una tarta que tenía ganas de publicar hace tiempo. Ya sabéis que me encantan las mousses, y si además son de chocolate directamente me vuelven loca. Y no es para menos, porque quedó buenísima, casi todos repetimos y alguno hasta se quedó con las ganas de otro pedazo...

Para soportar la mousse utilicé una base de bizchoco comprada, normalmente las hago en casa pero tenía poco tiempo y opté por lo más rápido, tuve que adaptarla al molde recortando un poquito los bordes, de ahí que veais el bizcocho tan blanquito. También podéis ponerle la típica base de galleta mezclada con mantequilla (igual que la de esta tarta) y quedará estupenda. Bueno, no me enrollo más, ¡vamos con la receta!


INGREDIENTES:
Para la base:
1 lámina de bizcocho
Para la mousse:
375 gr de chocolate para postres
3 huevos
300 gr de nata para montar
250 ml de leche
6 hojas de gelatina 
1 cucharada colmada de azúcar blanca
4 cucharadas colmadas de azúcar glas
Para decorar: 
figuritas de azúcar


ELABORACIÓN:

1. Colocamos la base de bizcocho en el fondo de un molde desmontable de 24 cm de diámetro. Si es necesario cortamos los bordes para adaptar el bizcocho al molde. 

2. Separamos las yemas de las claras. Por otra parte, ponemos a remojar las hojas de gelatina en agua fría. 

3. Continuamos mezclando las yemas con la leche y una cucharada de azúcar blanca. Ponemos un cazo al fuego con la mezcla e incorporamos el chocolate en trocitos.  Dejamos a fuego suave y vamos removiendo con una varilla para que el chocolate se funda y quede totalmente integrado.

4. Con el chocolate ya fundido, incorporamos las hojas de gelatina hidratadas y escurridas. Removemos para que se disuelvan bien,  retiramos del fuego y vertemos la mezcla en un cuenco grande. Dejamos que pierda calor sin que llegue a cuajar.

5. Mientras tanto, montamos la nata con dos cucharadas de azúcar glas. Para que la nata te quede estupenda puedes seguir algunos sencillos trucos que encontrarás pinchando AQUÍ. Reservamos en la nevera.

6. Ahora montamos las claras a punto de nieve con dos cucharadas de azúcar glas. Si tenéis varillas eléctricas o algún robot de cocina os facilitará mucho este trabajo. 

7. Cuando la mezcla de chocolate haya perdido bastante calor (pero sin cuajar) incorporamos la nata, lo haremos en tres veces, con movimientos envolventes de abajo hacia arriba. Agregamos también las claras a punto de nieve. 

8. Vertemos la mousse sobre la base de bizcocho y dejamos que termine de cuajarse en la nevera como mínimo seis horas. 

9. Desmoldamos y decoramos la mousse. 


¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrame en  Facebook o  en  Twitter.

sábado, 26 de marzo de 2016

Torrijas de vino tinto

Hace unos días, cuando vi publicada en el blog de Merchi la receta de torrijas de vino, inmediatamente se me vinieron a la cabeza las que hacía mi madre cuando era pequeña, unas torrijas empapadas en "viño do país" (vino gallego casero) que no me dejaban probar porque tenían "mucho alcohol". Y como siempre, si una receta me entusiasma o me trae buenos recuerdos no puedo dejar de incluírla en el blog. 

Mi madre prepara estas torrijas o torradas de viño tinto empapándolas directamente en vino con azúcar, yo he seguido los pasos de Merchi y he añadido agua y aromatizado el vino con piel de limón y naranja, entre otras cosas porque el vino si está muy fuerte no me entusiasma.  El resultado es estupendo, quedan unas torrijas riquísimas incluso para los que no formamos parte del club de fans de apasionados por el vino. 


INGREDIENTES:
8 - 10 rebanadas de pan (mejor pan duro, de 1,5 cm de grosor aprox.)
500 ml de vino tinto
100 ml de agua
2 cucharadas de azúcar
1 rama de canela
la piel de un limón (evitando en lo posible la parte blanca)
la piel de una naranja (evitando en lo posible la parte blanca)
aceite de oliva suave
Para rebozar:
huevo batido (el necesario)
Para rebozar después de fritas:
100 gr de azúcar
1 cucharada de canela en polvo


ELABORACIÓN:

1. En un cazo echamos el vino con la rama de canela, la piel de limón, la piel de naranja y las dos cucharadas de azúcar. Removemos para que se disuelva el azúcar y ponemos a calentar, dejamos que hierva durante unos cinco minutos, retiramos del fuego y esperamos a que se enfríe. 

2. Ponemos al fuego una sartén con abundante aceite. Empapamos las torrijas con el almíbar de vino y las escurrimos un poco. La rebozamos en huevo batido y las freímos por ambos lados. Las quitamos de la sartén y las colocamos sobre papel absorbente. 

3. Mezclamos el azúcar con la canela y una vez que las torrijas hayan perdido calor las bañamos en esta mezcla. 


¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook o en  Twitter.


viernes, 25 de marzo de 2016

Leche frita

Hoy de nuevo una receta tradicional en la línea de estos días de Semana Santa: leche frita. Un postre muy fácil y rico que a muchos nos recuerda nuestra niñez. Y hablando de niños, teníais que ver la cara de sorpresa que se le quedó a mi sobrina cuando le dije que estaba haciendo leche frita, pobrecilla, creía que echaba la leche tal cual directametne en la sartén... ☺☺☺

Para esta receta de leche frita utilizo huevos aunque muchas no los incluyen, bien porque prefieren que el interior de la leche quede completamete blanco, o bien porque su uso recuerda un poco a la crema pastelera. A mí me gusta cómo le quedan aunque le de un ligero tono amarillo , pero ya sabéis, en cocina cada uno adapta los platos a sus gustos.  

Espero que estéis disfrutando de este puente de Semana Santa y paséis unas felices vacaciones. Y ahora, ¡vamos con la receta!


INGREDIENTES:
1 litro de leche
12 cucharadas rasas de maizena
2 huevos (opcional)
150 gr de azúcar
la piel de un limón
1 rama de canela
aceite de oliva suave (para freír)
Para rebozar:
huevo batido
harina
Para rebozar después de frita:
100 gr de azúcar
1 cucharada de canela en polvo


ELABORACIÓN:

1. Separamos una taza de leche en la que desleímos la maizena. Reservamos.

2. El resto de la leche la mezclamos con el azúcar y dos huevos batidos (debe quedar todo bien integrado). La ponemos a calentar y le añadimos la piel de limón y la rama de canela.  

3. Cuando esté a punto de hervir incorporamos la leche con maizena y removemos con una varilla durante unos minutos hasta que adquiera una consistencia espesa. 

4. Retiramos del fuego y colocamos la mezcla sobre una bandeja mojada en agua. Dejamos que se enfríe por completo y cuaje. 

5. Ponemos una sartén al fuego con abundante aceite. Cortamos la leche ya cuajada en cuadraditos y  los rebozamos en harina y huevo. Freímos la leche por ambos lados hasta que estén dorados, retiramos del fuego y los colocamos sobre papel absorbente. 

6. Mezclamos 100 gr de azúcar con una cucharada de canela. Una vez fría rebozamos la leche frita en esta mezcla y estará lista para consumir. 


¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientra podéis encontrarme en mi págian de Facebook o en  Twitter.


jueves, 24 de marzo de 2016

Torrijas de leche

Las torrijas son uno de los dulces más representativos de la Semana Santa. Cuando era pequeña mi madre solía prepararlas para la cena, al verlas sobre la mesa casi nos parecía fiesta y nos íbamos para cama la mar de felices. Ya no tenemos la costumbre de cenar torrijas de leche, pero todavía las hacemos por Cuaresma y Pascua

Son uno de los postres más fáciles y ricos que podemos preparar, con ingredientes de sobra conocidos que además resultan muy baratos. Se puede empelar pan duro en su elaboración, entre otras razones porque soporta mejor el empapado en leche sin que se deshaga, pero si no os queda también se puede usar pan fresco, a ser posible de miga consistente. 


INGREDIENTES:
8 - 10 rebanadas de pan (1,5 cm de grosor)
1/2 litro de leche
1/2 vaina de vainilla (cortada a lo largo)
la piel de un limón 
2 - 3 huevos batidos
aceite de oliva suave
100 gr de azúcar 
1 cucharada de canela en polvo


ELABORACIÓN:

1. En un cazo ponemos la leche a calentar. Cuando esté a punto de hervir la retiramos del fuego y añadimos la piel de limón (evitando en lo posible la parte blanca) y la vainilla. Dejamos infusionar tapado cinco minutos, luego abrimos y esperamos que la leche enfríe.

2. Ponemos una sartén al fuego con abundante aceite. Empapamos las rebanadas de pan (puede ser pan duro) en la leche, las escurrimos y las rebozamos en huevo batido. Freímos por ambos lados hasta que estén doradas y las colocamos sobre papel absorbente de cocina.

3. Mezclamos el azúcar con la canela. Bañamos las torrijas con esta mezcla una vez que hayan perdido un poco de calor.


¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook o en  Twitter.

martes, 22 de marzo de 2016

Tarta de queso y frutos rojos

Qué feliz me siento cuando una tata queda exactamente como quería. Lo confieso, las tartas de queso son mi debilidad: con horno, sin horno, en vasitos, con fruta, con chocolate... Sí, lo sé, solo ha pasado una semana desde que publiqué la mousse de queso con fresas y kiwi, pero que le voy a hacer... ¡me gustan demasiado! 

La de hoy es una tarta de queso y frutos rojos, en concreto, con fresas, frambuesas y arándanos. La receta la tengo desde hace tiempo, todavía no tenía el blog. La primera vez que la hice no la probé. De camino a la mesa se me resbaló la bandeja y la tarta terminó desparramada por el suelo, casi se me saltan las lágrimas. Dramas aparte, la tarta está buenísima, es suave y cremosa, de sabor muy agradable y muy fácil de hacer. Inicialmente no le ponía los frutos rojos, pero viendo lo bien que combinan segurísimo que la repetiré así. 


INGREDIENTES:

Para la masa base:
250 gr de harina, 125 gr de mantequilla reblandecida, 30 gr de azúcar, 1 huevo, 1 pizca de sal, 2 cucharadas de agua

Para el pastel: 
400 gr de queso tipo philadelphia, 1 yogur natural, 40 gr de maizena (fécula de maíz), 250 gr de azúcar, 100 ml de aceite (oliva suave o girasol), 3 huevos

Para la decoración:
3 cucharadas de mermelada de frutos rojos, fresas, frambuesas, arándanos


ELABORACIÓN:

1. Empezamos haciendo la base del pastel. Colocamos la harina tamizada en un cuenco amplio o directamente en la superficie de trabajo. A continuación, la amasamos con la harina, la mantequilla, el huevo, el azúcar, el agua y la sal. Trabajamos la masa hasta que los ingredientes estén bien integrados, formamos una bola con ella, la envolvemos en papel de aluminio y la dejamos reposar en la nevera una hora.

2. Continuamos preparando el pastel. Separamos las claras de las yemas de huevo. En un recipiente batimos las yemas con el queso, el azúcar, el yogur, la maizena y el aceite. Podéis hacerlo con varillas eléctricas.

3. Montamos las claras a punto de nieve y las agregamos a la mezcla anterior poco a poco y con movimientos envolventes.

4. Precalentamos el horno a 170º.

5. Forramos el interior y las paredes de un molde desmontable con la masa base (22 cm de diámetro), y sobre él vertemos la mezcla del pastel. Cocemos en el horno 50 minutos sin abrirlo. Dejamos que se enfríe poco a poco con la puerta del horno entreabierta. 

6. Desmoldamos y decoramos la tarta extendiendo una capa fina de mermelada sobre la superficie. Encima colocamos las fresas, las frambuesas y los arándanos. 

Nota: durante la coción de la tarta le salió una pequeña grieta que fue desapareciendo al enfriar, luego quedó totalmente disimulada al colocar la fruta encima. 


¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook o en  Twitter.


lunes, 21 de marzo de 2016

Ensaladilla tropical de marisco

Con la llegada de la primavera me apetece poner más colorido en la mesa y preparar platos fríos, como esta ensaladilla de frutas y marisco, aunque la estación del año no importa mucho porque la ensaladilla es atemporal. Muy consumida en vacaciones de verano, pero también el resto del año, incluso en días especiales como la Navidad acompañando a los entrantes. 

Para hacer esta ensaladilla utilicé marisco fresco. Si queréis ahorrar el tiempo de pelarlo y limpiarlo , podéis comprar las colas de langostino peladas y sustituir el buey por la carne de cangrejo que venden en las tiendas de congelados. Por lo demás, solo hay que cocer los ingredientes que lo requieran y mezclarlos con la fruta y la patata.  En casa nos encanta este plato y lo solemos preparar varias veces al año. ¡Vamos con la receta de ensaladilla tropical!


INGREDIENTES:
1 piña natural
4 mitades de melocotón (lo míos de lata)
1 mango
1 buey de mar cocido
16 langostinos cocidos
3 patas de pulpo cocidas
8 palitos de mar
1 huevos cocidos
1 patata cocida (con la piel)
aceitunas negras (opcional, para decorar)
mayonesa


ELABORACIÓN:

1. Cortamos la piña por la mitad, a lo largo, y la vaciamos. A continuación, troceamos la pulpa,  salvo la parte central que no se come.

2. Abrimos el buey, retiramos todas las partes no comestibles y nos quedamos con su carne desmenuzada.

3. Pelamos los langostinos y los cortamos en trozos pequeños. Podemos reservar algunos enteros para decorar.

4. Cortamos en rodajas el pulpo y los palitos de mar.

5. Pelamos los huevos, la patata y el mango. Los cortamos en cubos pequeños y hacemos lo mismo con los melocotones. 

6. Mezclamos todos los ingredientes con la mayonesa, os recomiendo que no pongáis demasiada para que no enmascare el sabor del plato. Decoramos con langostinos  y aceitunas. 

7. Servimos en la mitades de piña vaciadas,  sobrará ensaladilla para volver a rellenalas. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook o en  Twitter.


viernes, 18 de marzo de 2016

Seis coloridas y sabrosas ensaladas para disfrutar en primavera

Ya casi estamos en primavera, y con esta estación llega el buen tiempo y aumentan las ganas de comer saludable y rico. Es una buena época para hacer propósitos en lo que respecta a la alimentación, los días son más largos y soleados por lo que estaremos de mejor humor, y el campo nos regala frutas y hortalizas maravillosas, llenas de color y sabor. 

Para ayudar a vestir vuestras mesas de primavera me he ido de visita a  los blogs de mis compañeros de Facilisimo, y me he traído algunas de las ensaladas más ricas de la Red. ¡Vamos con ellas!



ENSALADA DE ALCACHOFAS Y ATÚN

Comenzamos con una preciosa ensalada de Julia y sus Recetas, sencilla, depurativa y rica. El ingrediente estrella es la alcachofa, ya sabéis lo bien que va en las dietas, combinada con el atún que en este caso es al natural. El resto de ingredientes son maíz, pimineto y por supuesto el aliño. Solamente tenéis que disponer los ingredientes en la fuente de presentación, debidamente cortados, y luego aliñar. 

Puedes consultar la receta completa aquí: ensalada de alcachofas y atún.



ENSALADA DE REMOLACHA Y NARANJA

La siguiente receta es de mi blog, cuando la hice no estaba muy segura de que el sabor de la remolacha y el de la naranja fuesen a combinar bien, y cuál fue mi sorpresa al comprobar que pegan de maravilla. Además de los ingredientes citados, necesitaréis lechuga, nueces, queso y un aliño al que se incorpora un poquito de miel. Tendréis que pelar las naranjas y cocer la remolacha, luego se cortan en láminas, se combinan con el resto de ingredientes y se condimenta. 

Puedes ver la receta completa aquí: ensalada de remolacha y naranja. 


PANZANELLA

En mi recorrido por la Red, me he topado con esta maravilla que nos deja Cuuking!, una ensalada tradicional de la Toscana que estoy deseando probar. Los ingredientes básicos son tomates cherry, pepino, pan de pueblo, pimiento, cebolleta y otros condimentos. La preparación consiste en mezclar todas las hortalizas debidamente cortada, luego se aliñan y se dejan en la nevera una hora, al servir se añade el pan troceado y salteado. 

Puedes ver la receta completa aquí: panzanella


ENSALADA DE TOMATES Y PEPINO CON GULAS

Desde los fogones de Cocinando con CatMan nos llega esta vistosa ensalada a base de tomates chrerry y pepino combinados con gulas. Es resultado no puede ser más apetitoso. Por una parte se saltean las gulas, y por otra se cortan el pepino y los tomates, que se condimentan con sal y comino. Se mezcla todo, se aliña y se decora con brotes tiernos.

Puedes ver la receta completa aquí: ensalada de tomates y pepino con gulas



ENSALADA DE PATATA CON HUEVOS, AJO Y PEREJIL

La siguiente receta me la he traído del blog de mi compañera Pilar,  Les Receptes que m'agraden, y se trata de una clásica ensalada de patata y huevo duro que sabe a gloria. En primer lugar, necesitaréis hervir las patatas y los huevos (Pilar nos cuenta algunos trucos para que queden perfectos), luego los cortamos y mezclamos con ajo, perejil y cebolleta picados, condimentamos con sal y aliñamos.

Puedes ver la receta completa aquí: ensalada de patata con huevos, ajo y perejil



ENSALADA DE GARBANZOS Y TOFU

Para finalizar, os dejo otra ensalada de mi blog, esta vez con legumbres, que son muy sanas y se comen poco. Además de garbanzos cocidos y tofu, necesitaréis pimiento, cebolla, aceitunas, maíz dulce y los ingredientes para aliñar. Se trocean el tofu y los pimientos, se mezclan todos los ingredientes y se incorpora el aliño. Así de fácil y de rico. 

Puedes ver la receta completa aquí: ensalada de garbanzos y tofu



Espero que os haya gustado esta selecciónn de recetas y que os sean de utilidad. Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook o en  Twitter.



miércoles, 16 de marzo de 2016

Tarta mousse de queso con fresas y kiwi

Alguna vez ya os he contado que me encantan las mousses. Cuando compro yogures casi siempre son tipo mousse, el queso de untar también me gusta que sea tipo mousse, y con las tartas no podía ser menos, ¡adoro las tartas mousse! Me vuelve loca su textura esponjosa y aireada, saborear cada cucharada lentamente dejando que se deshaga en la boca, ¡puro vicio!

La mousse de queso la he hecho cantidad de veces, pero por unas cosas u otras nunca le había quitado fotos para poder publicarla. Esta vez la he combinado con fruta, fresas y kiwi, y me parece que queda bastante vistosa. En otras ocasiones le he puesto mermelada por encima o o gelatina de algún sabor, de todos los modos me gusta porque la mousse está riquísima. 


INGREDIENTES
Para la base:
200 gr de galletas tipo digestive
100 gr de almendra molida
120 gr de mantequilla
Para la mousse:
350 gr de queso tipo philadelphia
500 gr de nata para montar
150 ml de leche
150 gr de azúcar blanca
2 huevos
6 hojas de gelatina 
2 cucharadas de azúcar glas
Para la decoración:
fresas
kiwi
Para el brillo de la fruta:
1 sobre de gelatina en polvo
250 ml de agua
2 cucharadas de azúcar


ELABORACIÓN:

1. En primer lugar preparamos la base. Trituramos las galletas en un robot de cocina, o bien introduciéndolas en una bolsa y aplastándolas con un rodillo hasta que estén bien molidas.

2. Mezclamos con la almendra y la mantequilla en punto pomada o ligeramente derretida, a continuación, forramos con la mezcla la base de un molde desmontable de 22 cm de diámetro (es recomendable cubrir antes con papel de horno el fondo del molde).

3. Presionamos la base de galletas con una cuchara e intentamos dejarla lo más lisa posible. Si hace mucho calor y no queremos encender el horno la dejamos así, si no la horneamos 5 minutos a 180º, se despegará más fácil del molde a la hora de servir. Reservamos.

4. Ahora vamos a preparar la mousse. En primer lugar montamos la nata con una cucharada de azúcar glas. Para que la nata os quede estupenda, os recomiendo que utilicéis algunos sencillos trucos que puedes encontrar pinchando AQUÍ. Una vez que tengamos la nata montada, la reservamos en la nevera.

5. Separamos las claras de las yemas. Ponemos un cazo al fuego con la leche, las yemas, el queso y el azúcar. Mezclamos bien y dejamos a fuego suave para que el queso se vaya deshaciendo poco a poco y quede bien integrado. Removemos de vez en cuando con una varilla.

6. Hidratamos las hojas de gelatina durante unos cinco minutos en agua fría. Mientras, montamos las claras a punto de nieve firme con la otra cucharada de azúcar glas, os recomiendo que lo hagáis con las varillas eléctricas o algún robot de cocina. 

7. Cuando tengamos lista la mezcla de queso, añadimos las hojas de gelatina escurridas (con la mezcla todavía al fuego pero sin que llegue a hervir). Removemos bien para que se deshagan, retiramos del fuego y removemos y vertemos en un cuenco (o similar) de tamaño grande. 

8. Dejamos que la mezcla del cuenco pierda calor pero sin que llegue a cuajar. A continuación, incorporaremos la nata montada y las claras a punto de nieve, lo haremos en tres o cuatro veces, comenzando por la nata, con movimientos envolventes de abajo hacia arriba. 

9. Vertemos la mousse sobre la base de galletas y dejamos que termine de cuajarse en la nevera como mínimo durante seis horas. 

10. Desmoldamos la tarta y la decoramos con la fruta laminada (yo en el centro he intentado hacer una flor con la fresa, para ello tenéis que hacer pequeños cortes en la fresa, de fueta hacia dentro e intercalados, sin llegar a la base). 

11. Para protejer la fruta y darle brillo preparamos un poco de gelatina neutra (con las cantidades que puse sobrará). En un cazo calentamos la mitad del agua con el azúcar, mientras, disolvemos el sobre de gelatina en en el resto del agua. Cuando comience a hervir retiramos del fuego e inmediatamente añadimos el resto de agua. Mezclamos bien y dejamos que pierda frío sin que llegue a cuajar. Por último, pincelamos cuidadosamente la fruta. 


¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publiccación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook o en  Twitter.

lunes, 14 de marzo de 2016

Huevos rellenos (y rebozados)

Tercera semana de marzo y tenemos un sol que luce espléndido, y en mi cara luce también una sonrisa porque vengo a enseñaros estos maravillosos huevos rellenos que le he "robado" a mi tocaya Ali. Ella los publicó en su blog Alicia y sus recetas el mes pasado, y desde entonces no podía quitármelos de la cabeza. 

No os cuento ningún secreto si os digo que Ali es una magnífica cocinera y que no me ha costado nada preparar los huevos siguiendo sus instrucciones (a penas he modificado la receta), cualquier plato que toméis de su recetario os quedará de vicio. Pero Ali es mucho más,  una estupenda compañera y amiga de las que dan todo sin pedir nada a cambio. Gracias Ali por estar ahí (y ole tus huevos).

A estas alturas os estaréis preguntando cómo estaban estos huevos rellenos con su plus de rebozado, y la respuesta es que buenísimos, seguro que los repetiremos en casa más de una vez. Además del chorizo se me ocurren muchísimos rellenos: jamón, espinacas, bacon... ¡estoy deseando probarlos todos!


INGREDIENTES:
8 huevos
2 cucharadas de mantequilla
60 gr de harina
1/2 l de leche
1 pizca de nuez moscada
100 gr de chorizo
huevo batido (el necesario)
pan rallado (el necesario)
aceite de oliva
pimienta recién molida
sal


ELABORACIÓN:

1. Comenzamos cociendo los huevos. Para ello, los ponemos al fuego en una cacerola cubiertos de agua y una pizca de sal. Hervimos durante 12 minutos. A continuación, sumergimos los huevos en agua fría durante un rato y los pelamos. 


2. Cortamos los huevos a la mitad, a lo largo, y separamos las yemas de las claras.


3. Cortamos el chorizo en pedacitos pequeños (yo utilicé chorizo en lonchas), y machacamos las yemas de huevo. Reservamos.



4. Ahora vamos a prepar la bechamel.
  • Ponemos una cacerola a fuego moderado con la mantequilla.
  •  Cuando se derrita agregamos la harina y removemos durante unos minutos para que ambos ingredientes se mezclen y se tueste un poco la harina. 
  • Retiramos del fuego momentáneamente,  añadimos la mitad de la leche (yo la pongo templada para que la harina se disuelva más fácil) y removemos constantemente con una varilla manual hasta que no queden grumos. 
  • Llevamos de nuevo al fuego y  añadimos el resto de leche poco poco y sin dejar de remover.
  • Condimentamos con la nuez moscada, una pizca de pimienta y sal al gusto. 
  • Por último, incorporamos a la bechamel el chorizo y las yemas machacadas. Mezclamos bien y retiramos del fuego.



5. Dejamos que la pasta de bechamel se enfríe para que sea más manejable. Luego, rellenamos las claras dando forma redondeada. 


6. Rebozamos cada mitad pasándola por huevo batido y pan rallado. Por último, ponemos una sartén al fuego (o freidora) con abundante aceite y freímos en tandas hasta que los huevos estén dorados. Conforme estén, los vamos colocando sobre papel de cocina para que absorba el exceso de grasa. 

Como veis, se me olvidó hacer la foto friendo los huevos, y tampoco hay foto de cómo queda el interior una vez hechos. Ay, ay, ay... ¡pero qué prisa tenía por comérmelos! Mil disculpas.

¡Buen provecho!



Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook o en  Twitter.

viernes, 11 de marzo de 2016

Seis recetas ligeras para incluir en menús saludables


Muchas veces hemos pronunciado la famosa frase "somos lo que comemos", aludiendo a los efectos de la alimentación sobre nuestro estado de ánimo y nuestro físico. Sabemos que determinados hábitos y alimentos no nos convienen en absoluto, aun así los repetimos día a día, sin importarnos demasiado las consecuencias a largo plazo. 

Hoy os propongo que nos tomemos un poco en serio el tema de la alimentación, que nos mimemos con platos saludables y equilibrados, que llenemos la nevera de productos frescos, de colores, de vitaminas, de sabores... en definitiva, de salud, que es lo realmente importante. Y mi granito de arena en aras de una mejor alimentación,  se traduce en estos seis platos seleccionados entre los blogs de mis compañeros de Red Facililismo y el mío. Son recetas muy sencillas, del día a día y que pueden formar parte de cualquier menú saludable y variado. 



CHIIPS DE CALABACÍN Y PARMESANO


Para comenzar os traigo un picoteo que también sirve como guarnición. He pensado que estos chips que nos enseña Pilar, en su blog Les Receptes que m'agraden, son ideales para sustituír a la típica bolsa de patatas fritas (o similar) que solemos tomarnos mientras vemos una película o como en el caso de Pilar, mientras disfruta de su equipo de fútbol favorito. 

Con dos ingredientes básicos, el calabacín y el queso, podréis preparar estos maravillosos chips. Para ello debéis cortar el calabacín en láminas y hornearlo con el queso, que le aporta la cantidad de grasa justa para que queden crujientes y con mucho sabor. No os perdáis los trucos que utiliza Pilar para que los chips queden estupendos, podéis visitar la receta completa aquí: chips de calabacín y parmesano.



CREMA DE CALABAZA Y ZANAHORIA


Continuamos con una sencilla crema de calabaza y zanahoria de mi propio blog, una forma fácil de tomar vegetales aunque no  nos gusten, pues en la crema se atenúan los sabores y pueden añadirse especies para dar mejor sustancia (yo le pongo un poquito de jengibre, aunque es opcional) .  

Además de la calabaza y la zanahoria, necesitaréis cebolla, puerro, queso light y aceite. Se trata de hacer un sofrito con los vegetales debidamente cortados, luego se añade auga o caldo, se deja hervir hasta que esté bien hecho, se condimenta y se tritura para dar textura de crema. Si te gusta esta crema y te apetece hacerla puedes consultar la receta completa aquí: crema de calabaza y zanahoria. 



SALMÓN CON VERDURAS ESPECIADAS


La siguente receta nos llega desde el blog Cocinando con CatMan, y como a los gatos lo que más les gusta es el pescado (eso dicen...) su propuesta es un maravilloso salmón con verduras especiadas. Un plato, en palabras de su autor; "de chuparse las zarpas".

Para prepararlo necisitaréis salmón fresco, algunas verduras como judías, pimiento, cebolla... y especies. Se cortan las verduras y se pochan con un poco de aceite, se añaden las especies, un poco de agua y se cocinan hasta que estén en el punto deseado. Aparte, se sofríe el salmón cortado en cubos y con cuidado de que no se deshaga, al final, se sirve el plato poniendo en la base las verduras y encima el pescado. No dudes en probar esta sabrosa receta, solo tienes que pinchar aquí: salmón con verduras especiadas.



NUGGETS DE POLLO


Comer sano no significa renunciar al sabor ni comer platos aburridos, y así nos los demuestra Juanan en su blog Cuuking! con estos maravillosos nuggets. Estaréis pensando que son muy calóricos, pues nada de eso, porque no llevan aceite y encima quedan super crujientes. 

Los ingredientes básicos para esta receta son carne picada de pollo, leche, queso, y por otra parte, huevo y copos de maíz para rebozar. Para hacer los nuggets se mezclan los ingredientes y luego se rebozan con los copos triturados y el huevo. Para finalizar, horneamos los nuggets y en un ratito estarán listos. Si quieres preparar este plato consulta el vídeo o la receta completa aquí: nuggets de pollo




TIMBAL DE ARROZ INTEGRAL Y SETAS


Toca ahora el turno al arroz, un alimento situado en la base de la pirámide alimenticia y que debe formar parte de nuestra dieta. En este caso lo combinaremos con setas y otras verduras que darán como resultado un plato muy saludable y rico. 

Necesitaréis arroz, setas, espárragos, cebolla, zanahoria, calabacín... En una  cacerola se hace un sofrito con algunas de las verduras, en él se rehoga el arroz, se añade agua en cantidad suficiente para que se haga. Aparte, se saltean las setas y los espárragos con ajo y perejil. Se sirve el plato colocando el arroz en forma de timbal y coronándolo con las setas y los espárragos. Si quieres ver la receta completa solamente tienes que pinchar aquí: timbal de arroz integral y setas.



VASITOS DE YOGUR CON MERMELADA DE FRESAS LIGHT


Y  para finalizar no podía faltar un postre que en esta ocasión viene de la mano de Julia y sus Recetas. Unos preciosos vasitos con muy poquitas calorías que compensarán nuestro deseo de consumir dulce. 

Para hacer estos vasitos tendréis que alternar capas de yogur y mermelada, previamente los batimos para que estén más cremosos, y finalizamos con grosellas  y un ingrediente que os va a encantar y que podéis ver en el blog de Julia. No te pierdas ni un detalle de estos vasitos y consulta la receta completa aquí: vasitos de yogur con mermelada de fresas light.


Hasta aquí llega esta selección de recetas sanas y bajas en calorías, espero que os hayan gustado y os sean de utilidad. Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook o en  Twitter.


jueves, 10 de marzo de 2016

Garbanzos con bacalao y espinacas

¡Qué ilusión! De nuevo toca reto Typical Spanish, y la propuesta de este mes viene de la mano de Mar Rguez, del bolg Mar entre fogones, que nos invita a cocinar con legumbres. Como muchos ya sabéis, esta iniciativa fue creada para recordar recetas tradicionales de nuestra tierra, y evitar, mediante su divulgación, que caigan en el olvido. 

Para esta ocasión, elegí un plato que además de ser tradicional es muy característico de esta época, se trata del Potaje de Cuaresma o garbanzos con bacalao y espinacas, aunque estas últimas en algunos lugares se sustituyen por acelgas. Si todavía no habéis probado esta maravilla os animo a que lo hagáis y también a que echéis un vistazo al resto de recetas participantes en el reto, solamente tenéis que pinchar AQUÍ


INGREDIENTES:
400 gr de garbanzos
400 gr de espinacas (las mías congeladas)
600 gr de bacalao salado
1 cebolla grande
1 puerro
1 tomate maduro
1 cucharada de pimentón dulce
aceite de oliva
sal (si fuera necesaria)
Para decorar:
huevos cocidos


ELABORACIÓN:

1. Comenzamos desalando el bacalao en abundante agua con unas 24 - 48 horas de antelación (para mí es suficiente con 24 horas).

2. La noche anterior, o 12 horas antes, ponemos en remojo los garbanzos.

3. Ponemos los garbanzos a cocer, cubiertos con dos dedos de agua. Entre tanto, iremos preparando el bacalao. Lo escurrimos bien, lo secamos, retiramos la piel y las espinas, y por último, lo vamos desmigando o cortando en pequeños trozos.

4. Pelamos la cebolla y la picamos finita. Limpiamos el puerro quitanto la parte de la raíz, la parte verde y la capa más externa. Lo picamos también finito.

5. Ponemos al fuego una sartén con un buen fondo de aceite. Rehogamos la cebolla y el puerro, cuando comiencen a estar blandos añadimos el bacalao desmigado. Damos algunas vueltas y agregamos el tomate rallado, sin piel ni semillas. Continuamos cocinando unos minutos hasta tener un buen sofrito, entonces incorporamos el pimentón dulce, damos un par de vueltas para que se integre e inmediatame retiramos del fuego para que no se queme. 

6. Vertemos el sofrito en los garbanzos. Incoporamos las espinacas y ponemos el punto de sal si fuese necesario (el bacalao también aporta sal). 

7. Cuando los garbanzos estén blanditos pero no deshechos retiramos del fuego y dejamos reposar un buen rato antes de servir. 


¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook o en  Twitter.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...