lunes, 17 de abril de 2017

Cazuela de fideos con congrio y mejillones

Después de una Semana Santa soleada y de desconexión, toca volver a la rutina con platos ricos que nos llenen de energía. En concreto, os traigo una cazuela de fideos con congrio y mejillones que está la mar de buena, de estilo tradicional y rica como las de nuestras abuelas. Por supuesto, no puede faltar un buen pedazo de pan para acompañar el plato y mojar... ¡Qué no se os olvide!

Esta cazuela se puede hacer con otros pescados, en esta ocasión escogí el congrio porque estaba muy bien de precio y en casa gusta bastante. También queda genial con merluza o rape. Si optáis por el congrio (anguiacho), es preferible elegir las rodajas cercanas a la cabeza del pescado porque tienen menos espinas. Y en cuanto a los mejillones, os recomiendo que sean mejillones gallegos, ganaréis en sabor y calidad.


INGREDIENTES:
800 gr de congrio en rodajas
1 kg de mejillones frescos de Galicia
350 gr de fideos
1 cebolla
2 dientes de ajo
1/4 de pimiento rojo
2 tomates maduros
1 ramita de perejil
1 sobre de azafrán en hebras
1 cucharadita de pimentón dulce
fumet o caldo de pescado (un poco menos de un litro)
harina 
aceite de oliva
sal





ELABORACIÓN:

1. En primer lugar, coceremos los mejillones al vapor. Los lavamos bien por fuera y los echamos en una olla con un uno o dos dedos de agua en el fondo. Los llevamos al fuego con la olla tapada y en cuanto se abran estarán hechos. 

2. Los escurrimos y dejamos que enfríen para quitarles el pelo o barbas que tienen en su interior y despegarlos de las conchas (podemos dejar alguno en la concha para decorar). Reservamos los mejillones y el agua de cocerlos.

3. Ahora comenzamos a preparar el guiso. Ponemos una cazuela a  calentar con aceite en el fondo. 

4. Enharinamos las rodajas de congrio y las doramos en el aceite por ambos lados. Retiramos el pescado de la cazuela y reservamos. 

5. En la misma cazuela y con el mismo aceite rehogamos la cebolla, el ajo y el pimiento, todo bien picado. A continuación, añadimos los tomates, rallados y sin piel. 

6. Cocinamos unos minutos dando vueltas para que no se pegue. Incorporamos un poco de perejil picado y el pimentón, con cuidado de que no se queme puesto que amargaría el plato. 

7. Colamos el agua de cocer los mejillones y añadimos fumet hasta completar un litro de líquido. Echamos todo el caldo en el guiso y una vez que hierva agregamos el fideo. 

8. En un vaso ponemos un poco de caldo del guiso para diluir el azafrán. Volvemos a incorporarlo y aprovechamos para poner el punto de sal.

9. Pasados unos siete u ocho minutos desde que comience a hervir la pasta, agregamos los mejillones y las rodajas de pescado. Cocinamos unos cinco minutos más y retiramos del fuego. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de   Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

miércoles, 5 de abril de 2017

Cocochas de bacalao al pil pil

La primera vez que intenté hacer las cocochas al pil pil (kokotxas) fue un auténtico desastre. Por más que quise espesar la salsa, meneando y meneando la cacerola, restultó imposible. Vamos, que casi me quedo sin brazos con semejante esfuerzo... No había manera de ligarla, y de tanto agitar la cacerola, las cocochas comenzaron a romperse...   Lo dejé por imposible jurando que no repetiría el plato jamás, pero aquí me tenéis de nuevo con las cocochas y el pil pil preparado, esta vez en su punto.

Lo bueno de repetir platos que no salen a la primera, es que te vas dando cuenta de los errores cometidos. En mi caso, comprendí que salsa no ligaba porque ponía demasiado aceite en relación a la cantidad de pescado que quería cocinar. Una vez solucionado no hubo problema con el pil pil y las cocochas de bacalao quedaron riquísimas. Os cuento esto, no para aburriros, más bien para alentaros y que no desesperéis si no queda a la perfección en el primer intento, sobre todo porque hay que pillarle el truco al plato y controlar bien la temperatura del aceite. 



INGREDIENTES:
500 gr de cocochas de bacacalo (frescas o desaladas)
200 ml de aceite de oliva virgen extra
2 dientes de ajo
1/4 de guindilla
1 ramita de perejil fresco
sal






ELABORACIÓN:

1. Lavamos y secamos las cocochas con papel absorbente. Recortamos las telillas que puedan tener alrededor y las salamos. 

2. Ponemos a fuego moderado una cacerola con el aceite y los dientes de ajo laminados. El tamaño de la cacerola debe ser suficiente para que al echar las cocochas no monten unas sobre otras. 

3. Cuando el ajo comience a tomar color añadimos la guindilla troceada y continuamos dorando todo, con mucho cuidado de no quemar los ajos para que no amarguen. Hecho esto, retiramos la guindilla y los ajos a un plato y quitamos del fuego la cacerola.

4. Añadimos a la cacerola las cocochas con la piel hacia arriba, una vez que haya bajado la temperatura del aceite. Durante la elaboración el aceite jamás debe hervir. 

5. Llevamos de nuevo al fuego con el hornillo en temperatura baja y cuando observemos que se forman pequeñas burbujas alrededor de las cocochas retiramos del fuego y comenzamos a menear la cacerola con movimientos circulares para ligar la salsa (las burbujas nos indican que la gelatina del pescado se está desprendiendo y por ello debemos comenzar a emulsionarla con el aceite). Si la temperatura baja volveremos a poner las cocochas al fuego hasta ver de nuevo las burbujitas y repetimos el proceso tantas veces como sea necesario para que la salsa espese. La textura debe quedar parecida a una mayonesa, aunque se puede espesar más o menos según el gusto de cada uno.

6. Una vez que tengamos la salsa ligada servimos de inmediato las cocochas, decorando con el ajo laminado, la guindilla troceada y perejil fresco picado. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en  Twitter, en Google +Pinterest e Instagram.



martes, 28 de marzo de 2017

Panecillos caseros para hamburguesa

Normalmente asociamos las hamburguesas con comida rápida y de baja calidad, pero no siempre es así. Cuando las preparamos en casa, sabemos a ciencia cierta qué ingredientes llevan y controlamos totalmente el proceso de elaboración. Pueden hacerse hamburguesas saludables desde el punto de vista nutricional, y si encima preparamos el panecillo nosotros mismos, el resultado será de diez.   

Hoy os dejo la receta de estos panecillos para hamburguesa. Notaréis enseguida la diferencia entre estos y unos comprados, sobre todo en el sabor. Son unos panecillos muy tiernos, tan ricos que incluso entran ganas de comerlos solos. Yo los hice para acompañar unas hamburguesas de salmón que os enseñaré más adelante, pero lo que le pongáis en medio ya es cosa vuestra. ¡Vamos con la receta!



INGREDIENTES:
500 gr de harina de fuerza
200 ml de leche templada
40 gr de mantequilla en pomada
25 gr de levadura prensada
1 huevo
1 cucharada de miel
8 gr de azúcar
5 gr de sal
Para el acabado:
1 huevo para pintar (o leche a temperatura ambiente)
semillas de sésamo (ajonjolí)



ELABORACIÓN:

1. En un bol grande o en la encimera  de trabajo, ponemos la harina en forma de volcán, es decir, en forma de montaña haciendo un hueco en medio. 

2. En el centro de la harina agregamos la mantequilla en trocitos, el azúcar y la miel. Templamos la leche y diluimos la levadura en ella. La añadimos a la harina y comenzamos a mezclar con una cuchara, de momento sin utilizar toda la harina. Cuando la mantequilla se haya integrado incorporamos el huevo y la sal, y continuamos mezclando con el resto de la harina. Poco a poco la masa irá ganando en consistencia y tendremos que trabajarla con las manos sobre la encimera. Amasamos hasta que sea homogénea, si está muy pegajosa podemos añadir un poquito más de harina. Formamos una bola con ella y dejamos que fermente en un bol tapada con un paño.

3. Cuando la masa haya doblado su volumen, volvemos a amasar para desgasificar. Formamos una especie de cilindro con la masa y la dividimos para hacer los panecillos. Damos forma redondeada a los panecillos envolviendo la masa hacia abajo, y los colocamos sobre la placa del horno previamente forrada con papel de horno. Dejamos que vuelvan a fermentar tapados con un paño. 

4. Una vez que los panecillos hayan aumentado de tamaño, los pintamos con huevo batido y espolvoreamos semillas de sésamo en la superficie. Mientras, precalentamos el horno a 180º.

5. Horneamos los panecillos durante unos 20 o 25 minutos, hasta que estén dorados en la superficie. Retiramos del horno y dejamos que enfríen sobre una rejilla. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en  Twitter, en Google +Pinterest e Instagram.


lunes, 27 de marzo de 2017

Recetas sabrosas y sencillas con queso

Cuánto cuesta volver a la rutina el lunes, especialmente después de un fin de semana intenso. Necesito motivarme para empezar con buen pie, y  en este caso, la motivación me la da el queso. Sí, habéis leído bien: el queso. 

¡Adoro el queso! Y cómo no, adoro las recetas que lo llevan y si son fáciles, mejor aún.  Es el típico ingrediente comodín: lo mismo vale para una ensalada,  para una crema, para añadir a una pasta o un bocata. Qué privilegio gozar de tantos quesos en el mundo, ojalá pudiese probarlos todos... De momento me conformo con echar un ojo a unas cuántas recetas con queso, es muy motivador... Ya veréis...



Unos bombones salados con un aspecto muy tentador, ideales para sorprender y quedar como reyes. 

Puedes ver la receta aquí: bombones de queso y galletas saladas. 





Estos rollitos son una delicia para los niños, y también para los no tan niños...

Puedes ver la receta aquí: rollitos de jamón y queso.

Fuente: Hogar Y Ocio.





Absolutamente delicioso. Para un picoteo o una cena informal resulta perfecto. 

Puedes ver la receta escrita aquí, o darle al play para acceder al vídeo.




Si eres fan de las cenas rápidas y ricas, estas quesadillas te lo ponen muy fácil. No dejes de echar un vistazo a la receta. 

Puedes ver la receta aquí: quesadillas.

Fuente: Les receptes que m'agraden. 




La receta que triunfa en Grecia, y que también triunfará en tu casa si la pruebas.

Puedes ver la receta aquí o dar al play y seguir el vídeo. 

Fuente: Cocinando con CatMan.




Todos sabemos que pasta y queso son una combinación perfecta. Suma un poco de salmón y unas aceitunas y verás que maravilla.

Puedes ver la receta aquí: tallarines con camembert y salmón.

Fuente: Hogar Y Ocio.



Aquí finaliza esta pequeña selección de recetas con queso. Espero que os hayan gustado y que os sean útiles. 

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en  Twitter, en Google +Pinterest e Instagram.



martes, 21 de marzo de 2017

Mermelada de naranjas ecológicas

En casa, cuando tomamos tostadas para desayunar, siempre las untamos con queso y mermelada casera. Nuestros amigos y vecinos suelen regalarnos fruta de sus huertos y aprovecho para prepararla. Son contadas las ocasiones en las que he tenido que comprar mermelada, y la verdad, me encanta hacerlas y ver la despensa llena de tarritos listos para usar en cualquier momento. 

Esta vez hice mermelada de naranjas ecológicas.  Aunque nos gustan mucho en zumo, estas naranjas son tan dulces y sabrosas que tenía ganas de elaborar algo más con ellas. El resultado ha sido maravilloso, la textura está en su punto y la acidez es la justa. Además de utilizarla para untar tostadas, también nos encanta mezclada con yogur natural, en postres y en aperitivos. 


INGREDIENTES:
1.5 kg de naranjas ecológicas
1 limón ecológico
800 gr de azúcar ecológico
600 ml de agua + agua para cocer las mondas



ELABORACIÓN:

1. Lavamos las naranjas y el limón, los secamos y con un pelador les quitamos la monda. Debe quedar muy finita, evitando la parte blanca que es más amarga. Reservamos.

2. Terminaremos de mondar las naranjas retirando todo lo blanco con un cuchillo. Esta parte blanca no la utilizaremos. Cortamos la pulpa de la naranja en dados pequeños, nos aseguramos de que no se cuele ninguna semilla y reservamos.


3. Recuperamos las mondas de naranja y limón para cortarlas en tiras muy finitas. A continuación, las ponemos en una cazuela a hervir, cubiertas con agua, durante diez minutos.


4. Ahora que tenemos todo preparado empezaremos a cocinar la mermelada. En una cacerola ponemos la pulpa de naranja, el azúcar, las mondas bien escurridas, el zumo de medio limón (el mismo que antes habíamos pelado) y los 600 ml de agua. 

5. Cocemos a fuego moderado durante una hora y cuarto aproximadamente. Damos alguna vuelta de vez en cuando para comprobar la textura, que se irá espesando poco a poco a medida que el líquido se reduce. Retiramos del fuego cuando haya espesado pero no tanto como la mermelada que compramos habitualmente, una vez fría espesará más. Si nos pasamos de cocción quedará sólida al enfriar. 


6. Trituramos con una batidora eléctrica hasta conseguir el punto deseado, a mi me gusta encontrar algún tropezón así que la trituro poco. 

Nota: con las cantidades indicadas se obtienen dos tarros y medio como el que veis en la foto. Para conservar la mermelada durante más tiempo hay que esterilizar los tarros que vayan a utilizarse, podéis ver la forma de hacerlo aquí: cómo esterilizar tarro de vidrio.

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en  Twitter, en Google +Pinterest e Instagram.

lunes, 20 de marzo de 2017

Bollitos preñados

Siempre que preparo bollitos preñados me vienen a la cabeza maravillosos recuerdos de mi primer viaje a Asturias en pareja. Tan solo fueron cuatro días, pero los aprovechamos bien e invertimos una buena parte del tiempo en degustar platos típicos asturianos, que desde el momento cero nos conquistaron. Qué ricas las fabes, el pitu de caleya, el queso de cabrales, la sidrina... Y como no, los bollinos preñaos.

No quiero ponerme nostálgica así que paso a centrarme en los bollitos, en esta ocasión, caseros, tiernos y sabrosos. Es una receta sin complicación, salvo que no se tenga práctica en el arte de amasar, cuestión que puede solventarse con la ayuda de algún robot de cocina. Tampoco necesitan un amasado especial así que por intentarlo no pasa nada, al fin y al cabo, la mejor forma de aprender es practicando. Para un buen resultado lo mejor es utilizar chorizo asturiano o gallego, y si acompañáis los bollos con un vaso de buena sidra el éxito está garantizado. 


INGREDIENTES
500 gr de harina de fuerza
75 gr de mantequilla en pomada
25 gr de levadura prensada
200 ml de agua templada
10 gr de sal
1 huevo
12 choricitos mini (o 4 normales)
leche (para pintar los bollitos)



ELABORACIÓN:

1. En un bol ponemos la harina en forma de volcán, haciendo un pequeño hueco en el centro. 

2. En medio echamos la mantequilla en dados, el huevo y la sal. 

3. Templamos el agua y disolvemos la levadura en ella. Poco a poco agregamos el agua en el centro del volcán, y al mismo tiempo vamos mezclándola con los demás ingredientes, con ayuda de una cuchara. 

4. La masa comenzará a adquirir consistencia y tendremos que empezar a trabajarla con las manos. Amasamos unos minutos hasta tener una masa homogénea, formamos una bola con ella y dejamos que repose en un bol tapada (espolvorea un poco de harina en el bol para que no se pegue).

5. Cuando la masa haya doblado su volumen (unos 40 minutos que pueden variar en función de la temperatura ambiente) volvemos a amasar para desgasificar. 

6. Formamos un cilindro con la masa y la dividimos en unas doce porciones que se corresponderán con nuestros bollitos. Con cada porción de masa envolvemos un mini chorizo (si utilizamos chorizos enteros, dividimos cada uno en tres) cerrando los bollitos hacia abajo. Los colocamos sobre la bandeja del horno previamente forrada con papel de horno.

7. Dejamos que los bollos fermenten y doblen su tamaño.

8. Precalentamos el horno a 180º. 

9. Mientras, pintamos los bollitos con leche a temperatura ambiente, con cuidados de no presionar  para que no se bajen. 

10. Horneamos durante unos 20 o 25 minutos a 180º. Retiramos del horno y dejamos que enfríen sobre una rejilla. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en  Twitter, en Google +Pinterest e Instagram.




domingo, 19 de marzo de 2017

Coles de bruselas con tomate y jamón

Las coles de bruselas (repollos de bruselas) son una variedad de col que pertenece a las familia de las crucíferas, al igual que otras como la coliflor o el colinabo. Se caracterizan por su pequeño diámetro y un sabor ligeramente amargo. Normalmente son de color verde, pero también existen variedades rojas o moradas. Destacan por su contenido en vitaminas A, C y ácido fólico, y en general, pos sus múltiples vitaminas y sales minerales.

En esta receta las prepararemos de una forma sencilla, guisadas con tomate natural y jamón curado. Es imprescindible tener un buen pan al lado para mojar... ¡qué rico! Una última recomendación, procurad comprar las coles frescas y no congeladas, aunque son una hortaliza de temporada se pueden cultivar en invernadero todo el año y estarán más ricas. 



INGREDIENTES:
400 gr de coles de bruselas
5 tomates
1 cebolla
1 diente de ajo
120 gr de jamón curado en tacos
1/2 vaso de vino blanco
caldo de carne (el necesario)
aceite de oliva
1 pizca de azúcar
sal



ELABORACIÓN:

1. Ponemos al fuego una cazuela con aceite en el fondo. Cuando se caliente añadimos la cebolla y el ajo picados finitos. Rehogamos e incorporamos el jamón en tacos. Mientras se cocina, pelamos los tomates, les quitamos el corazón, los cortamos en dados pequeños y los agregamos.

2. Seguimos rehogando hasta que el tomate esté casi deshecho. Echamos una pizca de azúcar y el vino. Dejamos que el vapor se evapore durante un par de minutos. Agregamos las coles e inmediatamente las cubrimos con el caldo. Salamos (si fuese necesario, ya que el jamón curado contiene bastante sal) y dejamos que se hagan durante unos 15 minutos a fuego moderado. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en  Twitter, en Google +Pinterest e Instagram.

viernes, 17 de marzo de 2017

Recetas con bechamel fáciles y ricas

La bechamel es una salsa que se utiliza en muchísimas elaboraciones, incluso sirve de base para otras salsas. Croquetas, gratinados y rellenos son solo algunos de sus usos...

Está muy rica y vale la pena prepararla en casa, pero a veces me comentáis que es difícil hacerla sin que queden grumos. Hace tiempo publiqué un post con todos los trucos para que salga estupenda, así que si tenéis alguna duda podéis consultarlo aquí: bechamel fácil y sin grumos.

Y ahora vamos al lío. Os traigo seis recetas con bechamel que quitan el hipo, y lo mejor, es que todas son fáciles pero muy lucidas. ¡Vamos con ellas!

Para acceder a las recetas, con el paso a paso e ingredientes necesarios, solo hay que pinchar encima del título correspondiente.


Un pastel de origen griego que se elabora alternando capas de berenjena laminada y carne picada, normalmene de cordero, aunque también puede sustituírse por cerdo o ternera.

Fuente: Julia y sus Recetas.



Una de las recetas de bacalao que más me gusta, y es que si algo cocinan a la maravilla en Portugal es el bacalao.

Fuente: Hogar Y Ocio.



Seguimos con pescado pero esta vez lo disfrutamos en forma de lasaña, una idea estupenda para que los niños se lo coman sin rechistar.

Fuente: Cuuking.



Si lo que se buesca es sorprender esta receta es la ideal, parece muy sofisticada pero no tienen nada de difícil. Una plato para lucirte sin esfuerzo.

Fuente: Les receptes que m'agraden.



¡Menudo relleno de lujo para unas berenjenas! La combinación es tan rica y resulta tan sencillo.... 

Fuente: Cocinando con CatMan.



No son los típicos rellenos de boloñesa aunque llevan carne picada. Se aderezan con salsa de soja por eso tienen un toque oriental que les queda de maravilla.

Fuente: Hogar Y Ocio.


Aquí finaliza este recopilatorio. Espero que os haya gustado y que os sea útil. 

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en  Twitter, en Google +Pinterest e Instagram.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...