Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Pizza de salmón y piña

Mucho he tardado en enseñaros esta pizza cuya combinación de sabores me vuelve loca. En casa, decir pizza, es casi sinónimo de sábado noche. La mayor parte de las veces resulta una pizza improvisada con los ingredientes que encontramos en la despensa y en la nevera... Pero existen ciertas pizzas que repetimos cada equis tiempo, como esta pizza de salmón y piña con un toque de albahaca, que le aporta mucho sabor y frescura. 

Siempre digo que merece la pena hacer  pizzas caseras. La masa no tarda mucho en prepararse y si tienes un robot amasador prácticamente no ensucias ni pasas trabajos... Yo os pongo, como siempre, el amasado tradicional. Ahora bien, si tienes robot no dudes en usarlo, para mí ha sido una de las mejores inversiones que he hecho en los últimos tiempos. En cuanto a montar la pizza, puede hacerlo hasta un niño, y para terminar, solo falta llevarla al horno y vigilar para que no se queme. 


INGREDIENTES
Para la masa:
250 gr de harina (aprox.)
12 gr de levadura prensada
2 cucharadas de aceite de oliva
150 ml de agua
1 pizca de sal
Para el resto de la pizza:
8 cucharadas salsa de tomate casero o tomate frito
8 lonchas de queso tierno
100 gr de salmón ahumado
4 rodajas de piña al natural o en almíbar
8 hojas de albahaca fresca


ELABORACIÓN:

1. Comenzamos preparando la masa. Formamos un volcán con la harina y en el centro ponemos la levadura desmenuzada, una pizca de sal y las dos cucharadas de aceite. Calentamos ligeramente el agua y la vamos agregando poco a poco a la vez que mezclamos con el resto de ingredientes. Al principio podemos ayudarnos de una cuchara y cuando la masa comience a adquirir cuerpo, pasamos a trabajarla con las manos hasta que esté homogénea y no pegue. Si fuese necesario, añadimos un poco más de harina.

3. Dejamos fermentar la masa, hasta que más o menos doble su tamaño, en un lugar sin corrientes y tapada con un paño limpio.

4. Estiramos la masa en forma circular sobre un papel sulfurizado o apto para el horno. Puede hacerse con un rodillo o directamente con las manos, dejando el borde un poco más grueso. Para que la masa no se nos pegue, frotamos las manos o el rodillo con un poco de harina antes de estirarla.

5. Untamos con la salsa de tomate la superficie de la masa, dejando libres los bordes. Añadimos el queso, y encima, esparcimos el salmón cortado en tiras y la piña en trocitos.

6. Horneamos a 200º con calor arriba y abajo, durante unos 20 o 25 minutos dependiendo de cada horno.

7. Por ultimo, antes de consumir la pizza añadimos unas hojas de albahaca fresca que le aportarán un delicioso toque aromático y gustativo. 



¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Bizcocho de yogur con piña

Seguro que si os pregunto por el bizcocho más fácil del mundo me diréis que es el de yogur, también conocido como bizcocho 1,2,3 o bizcocho de los vasitos. Y es verdad, porque no se necesita pesar los ingredientes para hacerlo, y recordar las cantidades es muy fácil. El vasito del yogur con el que se hace el bizcocho sirve de medida: 1 vasito de aceite, 2 de azúcar y  3 de harina. ¿Verdad que es sencillo? Solo falta añadir huevos, levadura y opcionalmente algo para aromatizar. 

El bizcocho 1,2,3 que yo he hecho lleva yogur con sabor a piña y se monta sobre rodajas de piña que le dan sabor y jugosidad, por eso no añado otros aromatizantes como podría ser la ralladura de limón o un poco de vainilla. Se hace rápido, queda rico y al desmoldarlo luce precioso si lo decoras con unas cerezas. ¿Qué más se puede pedir? Venga, pongámonos a contar 1,2, 3 y manos a la masa...




INGREDIENTES:
1 yogur sabor piña
1 medida del vaso de yogur de aceite de girasol
2 medidas del vaso de yogur de azúcar
3 medidas del vaso de yogur de harina
3 huevos
1 sobre de levadura química (16 gr)
8 rodajas de piña
cerezas confitadas (opcional)
mantequilla + harina para el molde


ELABORACIÓN:

1. Precalentamos el horno a 180º.

2. Engrasamos un molde apto para horno con mantequilla y lo espolvoreamos con un poco de harina. Le damos unos golpecitos contra el mesado para que se extienda bien. A continuación, colocamos las rodajas de piña escurrida en el fondo del molde, distribuyéndolas por toda la superficie. Reservamos.

3. En un cuenco grande batimos los huevos con el azúcar, el yogur y el aceite. 

4. Incorporamos la harina y la levadura tamizadas, y mezclamos con ayuda de una varilla.

5. Vertemos la mezcla del bizcocho en el molde que teníamos reservado. Horneamos unos cuarenta minutos a 180º. Retiramos del horno y una vez que el bizcocho enfríe le damos la vuelta sobre la bandeja de presentación. Por último, decoramos con cerezas confitadas. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Bocaditos de galleta bañados en chocolate

Hoy, una entrada muy cortita, en la que aprovecho para saludar a quienes os reincorporáis tras las vacaciones de verano. Espero que hayáis disfrutado mucho y que vengáis con las pilas a tope. Tenía muchas ganas de que comenzase esta "vuelta al cole" o "vuelta a blogger" para saber de vosotros y de vuestras recetas... ¡Os echo de menos!

Los bocaditos de galleta bañados en chocolate que os traigo son ideales para darnos un capricho sin a penas cocinar ni ensuciar. Se prepara con galletas, y lógicamente, cuánto más ricas estén las galletas mejor sabor tendrá el postre. Sirve cualquier galleta (por ejemplo, galleta maría), siempre que no lleve relleno ni decoraciones como cerezas, chocolate, frutos secos, etc. Una última recomendación: no hagáis las bolitas demasiado grandes porque son pequeñas bombas de calorías y llenan mucho. ¡Vamos con la receta!


INGREDIENTES: 100 gr de galletas (sin relleno), 85 ml de leche condensada,  1/2 tableta de chocolate negro para fundir, topping de colores


ELABORACIÓN:

1. En un procesador de cocina (robot, picadora...) tritura las galletas hasta que parezcan polvo.

2. Añade la leche condensada a las galletas y mezcla bien. Forma bolitas de tamaño pequeño (llenan mucho) y reserva.

3. Funde el chocolate a baño de maría y cubre las bolitas de galleta con él. Colócalas sobre papel sulfurizado o un tapete de silicona. Espolvorea sprinkels de colores y espera a que el chocolate se seque antes de comer. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

miércoles, 30 de agosto de 2017

Tarta de manzana y crema pastelera

La tarta de manzana y crema pastelera que os traigo hoy no tiene nada de novedosa, más bien todo lo contrario. Estoy segura de que se hace en muchísimas casas, quiza con pequeñas variaciones pero en esencia es la misma. 

Está muy rica y es muy sencilla de hacer. Yo me animé a prepararla porque tenía muchísimos huevos y manzanas caseras, así que aprovecho para publicarla para que sirva de ayuda a quien no tenga la receta o esté iniciándose en el mundo de la cocina. 


INGREDIENTES:
1 lámina de masa de hojaldre redonda
2 - 3 manzanas
650 ml de leche
160 gr de azúcar
3 huevos enteros y 2 yemas
1 rama de canela o de vainilla
la piel de 1/2 limón
2 - 3 cucharadas de mermelada de melocotón o ciruela
2 cucharadas de agua
mantequilla (para el molde)



ELABORACIÓN:

1. Comenzamos precalentando el horno a 180º.  A continuación, engrasamos un molde apto para horno con mantequilla (el mío es tipo quiche de 27 cm. de diámetro).

2. Extendemos la lámina de hojaldre sobre el molde y la pinchamos con ayuda de un tenedor. Cubrimos la superficie con el papel que trae el hojaldre (o papel de hornear) y rellenamos el hueco con legumbres (por ejemplo, con garbanzos). Simplemente se trata de poner peso para que la masa no se hinche al hornearla.

3. Horneamos el hojaldre durante 12 minutos y retiramos las legumbres y el papel. 

4. Ahora vamos a preparar la crema pastelera para el relleno. Separamos 1/2 vaso de leche y ponemos el resto a calentar en un cazo, con la canela o vainilla y la piel de limón. Recordad que si utilizáis vainilla hay que cortarla a lo largo para que suelte el sabor. 

5. Mientras batimos los huevos y las yemas con el azúcar, y por otra parte, desleímos la maizena en el 1/2 vaso de leche.

6. Cuando la leche se haya calentado pero sin llegar a hervir, la retiramos del fuego momentáneamente, quitamos la canela y la piel de limón y agregamos la mezcla de leche con maizena y los huevos con el azúcar. Removemos bien para integrar los ingredientes y llevamos el cazo de nuevo al fuego.

7. Removemos constantemente hasta que la mezcla espese adquiriendo la textura de crema. Retiramos del fuego y una vez que haya perdido algo de calor la vertemos sobre el hojaldre. 

8. Pelamos, descorazonamos y cortamos en láminas de media luna las manzanas. Las colocamos sobre la crema procurando que queden lo mejor posible y llevamos de nuevo la tarta al horno durante unos 15 minutos para que la manzana ablande.

9. Por último, mezclamos la mermelada con el agua y la calentamos unos diez o quince segundos en el microondas. Pincelamos la superficie de la tarta con esta mezcla y decoramos con una guinda y unas hojas de menta o la dejamos tal cual. 

 ¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de   Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.






martes, 29 de agosto de 2017

Bundt cake de chocolate

Últimamente el tiempo parece loco, lo mismo llueve torrencialmente que hace un calor de justicia. Quizá la naturaleza nos está avisando de que pronto llegará el otoño y la vuelta al cole... Algunos árboles ya pierden las hojas, parece raro en agosto pero os aseguro que hay muchísimas caídas en el parque. El tiempo transcurre implacable.

Me vienen a la cabeza todos los dulces que se preparan durante las estaciones frías: los bizcochos, las magdalenas, los churros... Esos que se toman acompañados de un café o chocolate caliente y que reconfortan cuerpo y alma. Postres como este bundt cake de chocolate que preparé ayer, durante un irrefrenable ataque de nostalgia invernal. Los gallegos llevamos el invierno escrito en el ADN. Nos gusta el sol, pero si no llueve en siete días nos agobiamos, sentimos morriña del tintineo de la lluvia en los cristales, de los charcos y de las calles oliendo a humedad y aire renovado. 

Volviendo al bundt de chocolate, solo quiero deciros que está muy bueno. Es bastante contundente, así que con un pedacito para acompañar el café es más que suficiente. Lo había hecho en otras ocasiones, con una textura más densa y similar al brownie. Esta vez lo he aligerado un poco y ha quedado genial. Espero que os guste, ¡dentro receta!


INGREDIENTES:
150 gr de chocolate negro para postres
160 gr de mantequilla 
225 gr de azúcar blanca
1 pizca de sal
4 huevos
100 ml de leche
225 gr de harina
20 gr de cacao puro en polvo
7 gr de levadura química
azúcar glas (opcional)
mantequilla + cacao para el molde



ELABORACIÓN:

1. Lo primero que haremos será engrasar muy bien un molde en forma de corona con mantequilla y espolvorearlo con un poco de cacao. A continuación, precalentamos el horno a 180º.

2. En un cazo ponemos la leche, la mantequilla y el chocolate en trocitos. Lo fundimos a fuego lento y pasamos el contenido a un cuenco grande. 

3. Dejamos que el chocolate pierda un poco de calor para añadir el azúcar , una pizca de sal y los huevos, al tiempo que removemos con unas varillas para mezclar bien los ingredientes. 

4. Ahora añadiremos la harina, el cacao y la levadura previamente tamizados. Lo haremos poco a poco mientras mezclamos con una varilla manual o eléctrica.

5. Vertemos la mezcla de bundt en el molde y horneamos durante cincuenta minutos a 180º.

6. Dejamos que el bundt enfríe un poco y lo desmoldamos. Una vez que esté totalmente frío podemos espolvorear por encima azúcar glas, con ayuda de un colador de malla fina. 













¡Buen provecho! 

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

viernes, 25 de agosto de 2017

Empanada gallega de carne

Como hoy tenemos el día más fresco, aprovecho para compartir con vosotros esta empanada de carne típica de mi tierra. Si pudieseis probar un pedacito, estoy segura de que no tendríais pereza para encender el horno, a pesar del calor... Está tan rica que apetece tanto en verano como en invierno, y lo bueno es que se puede tomar en frío o recién salida del horno. Es ideal para llevar en un túpper al campo, a la playa, al río... Y lo mejor es disfrutarla en buena compañía, con amigos o familia. 

Os dejo la receta con amasado tradicional (a mano), pero si tenéis robot amasador os facilitará mucho el trabajo. La empanada se prepara con  lomo de cerdo, que es menos graso que otras piezas de carne. Podéis añadir alguna especia o hierba aromática como perejil u orégano... y  también tomate natural en el relleno. ¡Veréis qué rica!



INGREDIENTES
Para el relleno:
600 gr de lomo de cerdo
3 - 4 cebollas
2 dientes de ajo
1/2 pimiento rojo
1 cucharada rasa de pimentón dulce
aceite de oliva suave
pimienta molida
sal
Para la masa:
600 gr de harina
30 gr de levadura de panadería (prensada)
75 ml del aceite que sobra del relleno
2 huevos (1 para pincelar la masa)
150 ml de agua
sal


ELABORACIÓN:

1. Primero haremos el relleno. Picamos las cebollas, los dientes de ajo y el pimiento. Ponemos una sartén al fuego con abundante aceite y  rehogamos las verduras. Cuando comiencen a ablandar agregamos el lomo de cerdo en dados no muy grandes, dejamos que se cocinen algunos minutos y añadimos el pimentón, la pimienta y  sal al gusto. No es preciso que la carne se cocine demasiado ya que terminará de hacerse en el horno. Retiramos del fuego y reservamos.

2. Ahora vamos a preparar la masa. En un cuenco grande echamos la harina y hacemos un huequecillo en medio, como si fuese un volcán. En el centro, ponemos un huevo,  una parte del aceite que nos sobra del relleno y sal. Agregamos la levadura diluída en agua tibia y vamos mezclando poco a poco con una cuchara de madera, añadiendo harina de los bordes hacia el centro. Cuando la masa empiece a tener consistencia la trabajaremos directamente sobre la encimera (con las manos), espolvoreando harina en la superficie para que no se nos pegue. Amasaremos con movimientos envolventes, hasta conseguir una masa homogénea y elástica. Una vez hecha, dejamos que repose tapada en un lugar sin corrientes de aire hasta que doble su volumen. 

3. El siguiente paso consiste en montar la empanada. Para ello dividimos la masa en dos partes. Estiramos el primer trozo de masa con un rodillo (si la masa se pega espolvoreamos harina sobre la encimera y el rodillo) , y forramos con él la bandeja de horno previamente engrasada con aceite del relleno (si lo prefieres coloca una lámina de papel vegetal sobre la bandeja en lugar del aceite). Encima colocamos el relleno escurrido, distribuyéndolo bien por la superficie pero sin llegar de todo a los bordes para que luego resulte fácil cerrar la empanada. Estiramos el otro pedazo de masa y cubrimos con ella el relleno. Cerramos los bordes formando un "corrosco", es decir, cortamos la masa que sobresalga de la empanadera y enroscamos el resto para que quede bien sellada la empanada. Pincelamos la superficie con huevo batido, pinchamos la masa con un tenedor y hacemos un agujero en el centro para que salga el aire. 

4. Por último horneamos la empanada a 190º durante unos cuarenta minutos. Ya sabéis que el tiempo y los grados pueden variar ligeramente en cada horno, así que vigilad de vez en cuando para que no se queme y salga doradita. 

¡Buen provecho! 

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.



martes, 15 de agosto de 2017

Croquetas de pollo asado y queso de cabra

Hoy toca un aperitivo muy rico y de reciclaje. Se trata de unas croquetas hechas con sobras de pollo asado, en mi caso, del día anterior. Se preparan como todas las croquetas, y llevan, además de pollo, queso tierno de cabra que le da un sabor muy rico. 

Las croquetas resultan ideales para tomar como aperitivo, aunque también se pueden acompañar de patatas y una buena ensalada para hacer una comida completa. Y si sobran, se congelan una vez que estén rebozadas y se quitan del congelador unos minutos antes de freírlas. 


INGREDIENTES
300 gr de pollo asado (sin piel, ni huesos)
200 gr de queso de cabra tierno
1/2 cebolla
100 gr de harina
800 ml de leche
nuez moscada molida
pimienta negra molida
sal
aceite de oliva suave
Para rebozar:
2 - 3  huevos batidos
pan rallado 
harina 



ELABORACIÓN:

1. En primer lugar, picamos el pollo menudo, a mano o en una picador eléctrica. Cortamos el queso en dados muy finos y reservamos.

2. Ponemos un chorro de aceite a calentar en una sartén (4 - 5 cucharadas). Cuando se caliente añadimos la cebolla picada finita y rehogamos. Agregamos la harina y cocinamos unos minutos removiendo para que no se pegue. Poco a poco, y removiendo constantemente con una varilla, vamos echando la leche. Debemos procurar que no queden grumos, aunque si nos queda alguno podemos pasar la batidora una vez que la bechamel espese.

3. Condimentamos la bechamel al gusto con la nuez moscada, pimienta y sal. Agregamos el pollo y el queso picados, damos unas vueltas para que se mezcle bien y retiramos del fuego. 

4. Extendemos la masa de croquetas en una fuente para que se enfríe.

5. Damos forma a las croquetas y las rebozamos pasándolas por harina, huevo batido y pan rallado, en este orden.

6. Ponemos aceite a calentar en una sartén y freímos las croquetas por tandas. Las vamos colocando sobre papel absorbente para evitar el exceso de grasa. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.




domingo, 13 de agosto de 2017

Cómo hacer cabello de ángel

Hace meses que me regalaron una hermosa calabaza de la variedad cidra, que se utiliza para hacer el cabello de ángel que da sabor a muchos de nuestros postres.  Este tipo de calabaza es muy dura, y por ello conviene esperar un tiempo desde su recolección hasta su utilización en la cocina (unos 6 meses). Pues bien, ayer le tocó el turno a mi cidra... Y aquí la tenéis, convertida en cabello de ángel y lista para rellenar pasteles. El cabello de ángel es muy fácil de preparar y puede conservarse durante meses en tarros esterilizados, así que si cae en vuestras manos una de estas calabazas no dudéis en aprovecharla. ¡Vamos con la receta!  




INGREDIENTES:

1 calabaza variedad cidra, azúcar (el necesario), 1/2 limón

ELABORACIÓN:

1. Limpiamos bien la calabaza por fuera y la cortamos en varios trozos. Si no eres capaz de hacerlo con un cuchillo, golpéala contra una tabla o pon un paño en el suelo y golpea contra él. 

2. Una vez que la tengamos troceada la pondremos a cocer en una cacerola con agua hasta que esté tierna. La mía estuvo cociendo una hora.

3. Escurrimos los trozos de calabaza y dejamos que enfríen en una bandeja. A continuación, con un tenedor vamos desprendiendo todas las fibras de la corteza, nos quedarán como hilos gruesos que son lo que utilizaremos para hacer el cabello de ángel.

4. Ponemos las fibras en un colador grande o chino y las escurrimos muy bien. Las pesamos para calcular el azúcar necesario en la receta. Utilizaremos el mismo peso de azúcar que de fibras de calabaza. 

5. En una cacerola echamos ambos ingredientes, las fibras y el azúcar. Añadimos el zumo de limón y  llevamos al fuego durante 10 o 12 minutos, removiendo de vez en cuando. Retiramos del fuego y dejamos que enfríe. Si queremos conservar durante más tiempo el cabello de ángel para nuestros postres, debemos introducirlo en tarros esterilizados

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...