Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Tortilla de patata vegana (sin huevo)

Hace mucho, mucho tiempo, vi en la tele cómo  se preparaba una tortilla vegana. Me pareció increíble que su aspecto fuese tan idéntico a la tortilla de toda la vida, y desde entonces he querido probarla. Como sabéis, los veganos rechazan el consumo de alimentos de origen animal y sus derivados, por tanto, la tortilla vegana  no lleva huevo. Sinceramente, en cuanto a sabor, no tenía demasiadas expectativas... Me he llevado una grata sorpresa al comprobar que la tortilla de patata vegana sabe a tortilla, con algunos matices diferentes, pero recuerda perfectamente a la tortilla  de siempre. Si tenéis en casa invitados veganos o alérgicos al huevo, os la recomiendo.  Acompañada de una una buena ensalada o a modo de aperitivo quedará genial. 



INGREDIENTES:
5 patatas medianas, 1/2 cebolla, 120 gr de harina de garbanzos, 135 ml de agua, 1 cucharada de vinagre de manzana, 1 cucharadita de cúrcuma, aceite de oliva, sal

ELABORACIÓN:

1. Comenzamos preparando la mezcla que va a sustituir al huevo en la receta. En un cuenco mezclamos la harina de garbanzos, el agua, el vinagre y la cúrcuma, procurando que se integren bien los ingredientes y quede una pasta homogénea. Reservamos.

2. A continuación,  lavamos y pelamos las patatas. Las cortamos en láminas finas, no muy grandes. También picamos la cebolla, más o menos fina, en función de si nos gusta encontrar o no algún trozo en medio de la tortilla. 

3. Ponemos al fuego una sartén con abundante aceite. Cuando esté caliente echamos las patatas y seguidamente la cebolla. Añadimos sal y freímos durante unos minutos. Dejar las patatas más o menos fritas depende del gusto de cada uno. Una vez hechas, las escurrimos con una espumadera y las vertemos sobre la masa de harina que en este caso sustituye al huevo. Mezclamos bien las patatas con la masa de harina.

4. Retiramos el aceite de la sartén en la que freímos las patatas, dejando solo un poquito en el fondo. Vertemos la mezcla de tortilla en la sartén y la cuajamos por ambos lados, teniendo cuidado de que no se pegue y dándole vueltas con ayuda de un plato tantas veces como sea necesario.

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

lunes, 9 de octubre de 2017

Oreja de cerdo a la gallega

Hoy una entrada muy corta para mostraros una de las mejores tapas de Galicia: la oreja de cerdo a la gallega que tanto gusta. Dicen que del cerdo "se como hasta los andares", y en esta ocasión nos comeremos la oreja, aunque la misma tapa se puede hacer con el morro y queda riquísima. 

La oreja de cerdo a la gallega es una tapa muy popular en bares, tascas, furanchos... El éxito de este plato radica en su sencillez y sabor. Por otra parte, sale muy bien de precio, así que quien quiera prepararla únicamente tendrá que preocuparse de contar con suficiente tiempo para desalar bien las orejas y cocerlas. Lo demás es coser y cantar. 


INGREDIENTES: 2 orejas de cerdo saladas, 3 o 4 patatas, 2 hojas de laurel seco, 1 cebolla, aceite de oliva virgen, pimentón picante (dulce si lo preferís), sal (normal y en escamas o gruesa)

ELABORACIÓN:

1. Lavamos bien las orejas y les quitamos los pelillos que puedan tener, si es necesario con el soplete de cocina.  A continuación, las ponemos de remojo en agua durante 12 horas para quitarles la sal.

2. Ponemos al fuego una cazuela con agua, una cebolla pelada , las hojas de laurel y las orejas cortadas a la mitad. Dejamos que las orejas hiervan una hora y media aproximadamente, deben quedar blandas pero no deshechas. 

3. Por otra parte, lavamos bien las patatas y las cocemos con la piel hasta que estén blandas, puedes pincharlas con un palito de brocheta para comprobar el punto de cocción. No te olvides de añadir un poco de sal al agua de cocción para que los cachelos queden más sabrosos.

4. Una vez que tengamos cocidas tanto las patatas como las orejas, vamos a montar el plato. Quitamos con cuidado la piel a las patatas, las cortamos en rodajas y las colocamos en el fondo de la bandeja o plato de presentación. Encima añadiremos la oreja troceada, regamos todo con un buen aceite, espolvoreamos un poco de pimentón y rematamos el plato esparciendo algunas escamas de sal. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

sábado, 7 de octubre de 2017

Pulpo a la mugardesa

Aunque la forma más habitual y conocida de hacer el pulpo en Galicia es á feira, son muchas las recetas de pulpo que atesoran la riqueza y variedad de nuestra gastronomía. Es el caso de este pulpo a la mugardesa, cuyo nombre se debe al pueblo que da origen a la receta.

Mugardos es un pueblecito marinero enclavado en la Ría de Ferrol, que se distingue por la calidad de sus productos del mar y por la buena acogida que su gente regala a quienes lo visitan. Si tenéis oportunidad, no dejéis de visitar Mugardos, ni de comer en alguno de los restaurantes de su muelle...

En cuanto a la receta, no es complicada pero exige un poco más de tiempo que el tradicional pulpo á feira. El resultado es sencillamente maravilloso: unas patatas exquisitas con todo el sabor del pulpo, un sofrito de verduras que acompaña y da alegría al plato, y un pulpo en su punto, perfectamente aderezado con una tradicional ajada y escamas de sal. 


INGREDIENTES:
1pulpo gallego congelado de 1,5 kg aprox.
2 hojas de laurel seco
3 cebollas
1 pimiento verde
1 pimiento rojo
2 tomates
2 dientes de ajo
5 patatas
pimentón dulce
aceite de oliva
sal gruesa
sal en escamas (tipo Maldon)


ELABORACIÓN:

1. El día anterior quitamos el pulpo del congelador y lo dejamos en la nevera para que se descongele. 

2. Ponemos una olla al fuego con una cebolla pelada y cortada en dos mitades, las hojas de laurel y abundante agua. 

3. Lavamos bien el pulpo para evitar posibles impurezas, y una vez que hierva el agua lo coceremos de la siguiente manera: lo cogemos por la cabeza y lo metemos y sacamos de la olla tres veces, entonces, lo dejamos definitivamente en el agua de cocción y esperamos cuarenta minutos  para apagar el fuego. 

4. Hecho el pulpo, pelamos y troceamos las patatas para cocerlas. Lo ideal es cocerlas utilizando una parte del agua de cocción del pulpo, les dará sabor y un bonito tono rojizo. No os olvidéis de poner un poquito de sal a las patatas, al pulpo no le pongo ya que se la echaré en forma de escamas a la hora de servir.

5. Mientras, aprovechamos para poner una sartén honda (o una cazuelita) al fuego con aceite y pochamos las cebollas previamente cortadas en juliana. Cuando empiecen a ablandar añadimos los pimientos y los tomates troceados. Seguimos cocinando unos 15 minutos, con cuidado de que no se pegue. Incorporamos un cucharón o dos de agua de la cocción del pulpo, salamos ligeramente y retiramos del fuego. 

6. Ahora comenzaremos a montar el plato. Se ponen las patatas bien escurridas en el fondo de la fuente o plato de presentación (mejor si es de barro o madera), se agrega la salsa de verduras y por encima se coloca el pulpo debidamete troceado. 

7. Para finalizar regaremos el plato con una tradicional ajada gallega. Para ello, ponemos al fuego una sartén con un buen fondo de aceite. Añadimos los dientes de ajo majados y dejamos que se doren bien. Entonces incorporamos el pimentón, damos una vuelta e inmediantamente añadimos un cucharón de agua de cocción del pulpo para que no se queme. Retiramos del fuego, salseamos el plato con la ajada y terminamos poniendo unas escamas de sal sobre las tajadas de pulpo. 

¡Buen provecho! 

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.


jueves, 5 de octubre de 2017

Doce platos ideales para el otoño

Apenas llega el otoño y apetecen platos calentitos en los que sumergir la cuchara y mojar  pan... Ya se nota el fresco por las mañanas y noches... Sin duda, el otoño está aquí y ha venido para quedarse unos meses. Guisos, caldos, potajes y sopas serán los protagonistas gastronómicos en adelante. 

Este año quiero inaugurar la nueva temporada de cuchareo a lo grande, y para ello he reunido ni más ni menos que doce recetas muy otoñales, de las que reconfortan cuerpo y alma con cada bocado. Son platos sencillos y tradicionales con un denominador común: sabor y  buena cocina.

GARBANZOS CON LANGOSTINOS Y CHORIZO

Empezamos con un contundente y sabroso plato de legumbres que combina dos de los mejores productos del mar y de la tierra: chorizo y langostinos. Imposible resistirse viendo esa salsita...

Fuente: Tapitas y Postres

Puedes ver la receta pinchando aquí: garbanzos con langostinos y chorizo.



GUISO DE COSTILLAS CON PATATAS EN AMARILLO

La siguiente receta es un guiso tradicional, con su salsa amarilla  pero sin nada de colorantes ni productos artificiales. Simplemente delicioso. 

Fuente: Hogar Y Ocio

Puedes ver la receta pinchando aquí: guiso de costillas con patatas en amarillo.


SOPA DE POLLO

Si lo que quieres es comer sano y a la vez prevenir o paliar los síntomas de gripes y resfriados, recuerda que una rica sopa de pollo puede ser la mejor de tus aliadas. ¡No te la pierdas!

Fuente: Los antojos de Clara

Puedes ver la receta pinchando aquí: sopa de pollo.



ARROZ CALDOSO CON SETAS Y POLLO

Continuamos con un platillo de arroz que combina el pollo con uno de los ingredientes estrella de esta estación: las setas. Yo no diría que está rico, sino lo siguiente.

Fuente: Julia y sus Recetas

Puedes ver la receta pinchando aquí: arroz caldoso con setas y pollo.


FIDEOS A LA CAZUELA CON COSTILLAS

Pasamos del arroz a la pasta para disfrutar de un buen plato de fideos, con una deliciosa salsa y todo el sabor que le aportan la carne y las verduras. 

Fuente: Entre 3 Fogones

Puedes ver la receta pinchando aquí: fideos a la cazuela con costillas.


CALDO GALLEGO

La siguiente receta nunca falta en mi casa por esta época, ademas de ser rica nos ayuda a cuidar la salud con ingredientes naturales y para nada rebuscados. Una opción estupenda como entrante o cena ligera. 

Fuente: Recetas Fácil con Bela

Puedes ver la receta pinchando aquí: caldo gallego de de habas y verduras.


CALAMARES RELLENOS DE GAMBAS

Y aquí otro plato de toma pan y moja... Un relleno exquisito y una buena salsa garantizan el éxito rotundo de esta receta.

Fuente: Hogar Y Ocio

Puedes ver la receta pinchando aquí: calamares rellenos de gambas.


FABADA RÁPIDA

No siempre disponemos de todo el tiempo que desearíamos para cocinar, pero ello no significa renunciar a platos ricos y bien elaborados. Si no me crees echa un vistazo a esta fabada rápida, seguro que te convencerás.

Fuente: Olor a hierbabuena

Puedes ver la receta pinchando aquí: fabada rápida.


POTAJITO DE GARBANZOS CON COCOCHAS DE BACALAO

Y continuamos con más legumbres... En esta ocasión las acompañamos con un pescado que le va de maravilla: el bacalao. Si encima se trata de cocochas ya podéis imaginar lo rico del resultado. 

Fuente: Alicia y su Recetas




Una forma buenísima de disfrutar y consumir castañas es en crema. Si te apetece hacer una tan rica como esta solo tienes que echar un ojo a la receta y seguir las instrucciones.

Fuente: Con sabor a huerto

Puedes ver la receta pinchando aquí: crema de castañas.


CALDERETA DE RAPE

¿Te apetece un buen guiso de pescado? No te lo pienses dos veces... La receta de esta tentadora caldereta de rape te espera a un solo clic. 

Fuente: Les receptes que m'agraden

Puedes ver la receta completa aquí: caldereta de rape.


HUEVOS AL CHILINDRÓN

Como colofón os dejo una de las recetas más visitadas de mi blog, por algo será ¿verdad? Está buenísima, solo hay que acordarse de comprar doble de pan para mojar en la salsita. 

Fuente: Hogar Y Ocio

Puedes ver la receta pinchando aquí: huevos al chilindrón. 


Aquí finaliza esta selección de platos para el otoño. Espero que os hayan gustado y que os animéis a preparar alguno.

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.



miércoles, 4 de octubre de 2017

Dip de atún y mejillones picante

La receta de hoy es un paté o dip de atún y mejillones ideal para fiestas, reuniones de amigos, picoteos de fin de semana o cualquier ocasión que lo requiera. Lleva una pizca de tabasco que le da un puntillo de gracia. Me encanta así, pero si el picante no es lo vuestro bastará con omitirlo... 

Ni cinco minutos tardaréis en hacerlo. Merece la pena probarlo, y merece la pena utilizar conservas de calidad en su elaboración. Nuestro paladar lo va a agradecer, aunque difícilmente quedará mal este dip. Recordad tener a mano tostas, regañás, colines... ¡será un no parar!



INGREDIENTES:
1 lata pequeña de mejillones en escabeche
1 lata pequeña de ventresca de atún
150 gr de queso de untar (tipo philadelphia)
1 cucharadita de tabasco
pimentón (opcional)
cebollino fresco (opcional)



ELABORACIÓN:

1. Ponemos en el vaso de la batidora los mejillones escurridos (no tiréis la salsa), la ventresca escurrida también, el queso y el tabasco. 

2. Trituramos con la batidora a medida que vamos añadiendo la salsa del escabeche de los mejillones. Yo puse toda la salsa, pero si se desea una textura más consistente para el dip solo hay que poner un poco menos.

3. Servimos acompañado de colines de pan, tostadas... espolvoreando la superficie un poco de pimentón y cebollino picado fresco. El pimentón puede ser dulce o picante. Para mí con el picante del propio dip es suficiente, así que lo puse dulce. 


¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.


martes, 3 de octubre de 2017

Fabes con almejas

Como prometí en Instagram, os traigo la receta de este delicioso plato de fabes con almejas. Es tradicional de la gastronomía asturiana y desde ya, os digo que está de muerte. Como la mayoría de potajes lleva algo de tiempo prepararlo, pero en lo que al cocinado se refiere no tiene a penas complicación. Para mí, lo más importante es el producto: unas buenas habas y almejas de calidad. Con las cantidades que  pongo salen bien a gusto unas ocho raciones así que tampoco resulta excesivamente caro. Es un plato de legumbres menos calórico que la tradicional fabada y otros que llevan embutidos y carnes grasas, en mi opinión, más saludable pero igualmente rico y apropiado para los días fríos que pronto llegarán. 


INGREDIENTES:
750 gr de fabes o habas blancas
1 kg de almejas frescas (las mías almejas babosas)
3 cebollas
2 dientes de ajo
1 cucharada de harina
1 vaso de vino blanco
perejil fresco
unas hebras de azafrán
aceite de oliva
sal


ELABORACIÓN:

1. El día anterior o  doce horas antes de empezar a cocinar, ponemos las habas de remojo en abundante agua fría. Sed generosos con el agua porque las legumbres no pueden quedar secas.

2. Escurrimos las habas y las ponemos a cocer a fuego lento cubiertas con el caldo de pescado. Si no tenemos suficiente fumet, podemos añadir un poco de agua. Es importante que no lleguen a hervir, y por supuesto, no remover con la cuchara para evitar que las habas se rompan. Como mucho, daremos unos meneos a la olla. Si se forma espuma en la superficie la iremos retirando, y si el potaje amenaza con "hervir" añadimos una tacita de agua fría o fumet si nos sobra.

3. Mientras, vamos a preparar las almejas que previamente habremos puesto en agua con sal durante una hora para que expulsen la arena si la tuvieran. Ponemos un poco de agua en una cazuela y añadimos las almejas bien escurridas. Tapamos y llevamos al fuego hasta que se abran. Separamos las almejas del su agua de cocción y reservamos ambas. 

4. Por otra parte, ponemos a calentar una sartén con aceite en el fondo. Añadimos la cebolla y el ajo picados y los doramos. Echamos la harina, removemos y continuamos incorporando el vino y el agua de cocción de las almejas que teníamos reservada. Mientras esto hace chup chup, calentamos las hebras de azafrán 30 segundos en el microondas  a 800W , las machacamos en un mortero, añadimos un poco de caldo, removemos e incorporamos a la sartén. 

5. Cuando las habas de la olla principal comiencen a estar tiernas (las mías tardaron sobre hora y media, pero depende del tipo de haba), agregamos el contenido de la sartén y dejamos cocer una media hora más. Es también el momento de poner el punto de sal, sin olvidar que quizá el fumet ya la tenga incorporada. Las habas deben quedar tiernas pero no deshechas. Una vez que hayan alcanzado el punto deseado, incorporamos las almejas a la olla, damos unos meneos, apagamos el fuego y dejamos reposar una hora antes de servir.

6. Servimos las fabes con almejas calientes y espolvoreadas con perejil fresco picado. 

¡Buen provecho! 

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.



lunes, 2 de octubre de 2017

Jurelitos (chinchos) en adobo

Septiembre se me ha ido en un abrir y cerrar de ojos, casi sin tiempo para estar aquí. Aunque tengo recetas hechas y fotografiadas, no encontré el momento para editar y compartirlas. A muchos os debo una visita y espero cumpliros cuanto antes, no por obligación sino porque me apetece saber de vosotros y ver qué os traéis entre manos. 

Lo que yo os traigo son unos jurelitos con mucho sabor. En lugar de freírlos simplemente, el día anterior (o al menos unas cinco horas antes) se dejan reposar en un adobo muy fácil de preparar. Quedan estupendos, a penas dan trabajo y nos ayudan a cuidar el bolsillo. Venga, ¡vamos a comer pescado!




INGREDIENTES:
1 kg de jurelitos o chinchos
1 vaso de vinagre de manzana o vinagre blanco
1/2 vaso de vino blanco
1 cabeza de ajos
1 cucharada de pimentón dulce
1 cucharada de granos de pimienta negra
1 rama de perejil fresco
2 hojas de laurel seco
harina
aceite de oliva
sal



ELABORACIÓN:

1. Comenzamos limpiando los jurelitos, para ello les quitamos la tripa y los lavamos bien. Recodad que no es necesario sacar las escamas y que quitar la cabeza es opcional. Muchas personas consideran un verdadero manjar la cabeza de los jurelitos. . También podéis pedir en la pescadería que os los limpien.

2. A continuación, vamos a preparar el adobo. Es muy sencillo, se mezcla el vinagre, el vino, los ajos majados y sin pelar, el perejil y el laurel troceados, los granos de pimienta, el pimentón y sal al gusto (no os paséis, siempre estáis a tiempo de añadir un poco más en la fritura).

3. En un taper o recipiente hondo, vamos colocando los jurelitos ordenados. Una vez que tengamos una capa añadimos un poco del adobo y seguimos colocando el resto... Así hasta terminar. Agregamos un poco de agua fría para que el pescado quede completamente cubierto, y damos un pequeño meneo al táper para mezclar bien los sabores. Cerramos el táper o ponemos papel film y dejamos reposar en la nevera de un día para otro.

4. Ponemos una sartén al fuego con una cantidad de aceite generosa. Mientras se calienta, escurrimos muy bien los jurelitos y los enharinamos. Finalmente freímos el pescado por ambos lados y servimos calentito. 


¡Buen provecho!

Espero que os haya gustado la receta, y si los jurelitos están entre vuestro pescado favorito permitidme que os recomiende mi otra receta de jurelitos en escabeche, ¡está de escándalo!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Pizza de salmón y piña

Mucho he tardado en enseñaros esta pizza cuya combinación de sabores me vuelve loca. En casa, decir pizza, es casi sinónimo de sábado noche. La mayor parte de las veces resulta una pizza improvisada con los ingredientes que encontramos en la despensa y en la nevera... Pero existen ciertas pizzas que repetimos cada equis tiempo, como esta pizza de salmón y piña con un toque de albahaca, que le aporta mucho sabor y frescura. 

Siempre digo que merece la pena hacer  pizzas caseras. La masa no tarda mucho en prepararse y si tienes un robot amasador prácticamente no ensucias ni pasas trabajos... Yo os pongo, como siempre, el amasado tradicional. Ahora bien, si tienes robot no dudes en usarlo, para mí ha sido una de las mejores inversiones que he hecho en los últimos tiempos. En cuanto a montar la pizza, puede hacerlo hasta un niño, y para terminar, solo falta llevarla al horno y vigilar para que no se queme. 


INGREDIENTES
Para la masa:
250 gr de harina (aprox.)
12 gr de levadura prensada
2 cucharadas de aceite de oliva
150 ml de agua
1 pizca de sal
Para el resto de la pizza:
8 cucharadas salsa de tomate casero o tomate frito
8 lonchas de queso tierno
100 gr de salmón ahumado
4 rodajas de piña al natural o en almíbar
8 hojas de albahaca fresca


ELABORACIÓN:

1. Comenzamos preparando la masa. Formamos un volcán con la harina y en el centro ponemos la levadura desmenuzada, una pizca de sal y las dos cucharadas de aceite. Calentamos ligeramente el agua y la vamos agregando poco a poco a la vez que mezclamos con el resto de ingredientes. Al principio podemos ayudarnos de una cuchara y cuando la masa comience a adquirir cuerpo, pasamos a trabajarla con las manos hasta que esté homogénea y no pegue. Si fuese necesario, añadimos un poco más de harina.

3. Dejamos fermentar la masa, hasta que más o menos doble su tamaño, en un lugar sin corrientes y tapada con un paño limpio.

4. Estiramos la masa en forma circular sobre un papel sulfurizado o apto para el horno. Puede hacerse con un rodillo o directamente con las manos, dejando el borde un poco más grueso. Para que la masa no se nos pegue, frotamos las manos o el rodillo con un poco de harina antes de estirarla.

5. Untamos con la salsa de tomate la superficie de la masa, dejando libres los bordes. Añadimos el queso, y encima, esparcimos el salmón cortado en tiras y la piña en trocitos.

6. Horneamos a 200º con calor arriba y abajo, durante unos 20 o 25 minutos dependiendo de cada horno.

7. Por ultimo, antes de consumir la pizza añadimos unas hojas de albahaca fresca que le aportarán un delicioso toque aromático y gustativo. 



¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Bizcocho de yogur con piña

Seguro que si os pregunto por el bizcocho más fácil del mundo me diréis que es el de yogur, también conocido como bizcocho 1,2,3 o bizcocho de los vasitos. Y es verdad, porque no se necesita pesar los ingredientes para hacerlo, y recordar las cantidades es muy fácil. El vasito del yogur con el que se hace el bizcocho sirve de medida: 1 vasito de aceite, 2 de azúcar y  3 de harina. ¿Verdad que es sencillo? Solo falta añadir huevos, levadura y opcionalmente algo para aromatizar. 

El bizcocho 1,2,3 que yo he hecho lleva yogur con sabor a piña y se monta sobre rodajas de piña que le dan sabor y jugosidad, por eso no añado otros aromatizantes como podría ser la ralladura de limón o un poco de vainilla. Se hace rápido, queda rico y al desmoldarlo luce precioso si lo decoras con unas cerezas. ¿Qué más se puede pedir? Venga, pongámonos a contar 1,2, 3 y manos a la masa...




INGREDIENTES:
1 yogur sabor piña
1 medida del vaso de yogur de aceite de girasol
2 medidas del vaso de yogur de azúcar
3 medidas del vaso de yogur de harina
3 huevos
1 sobre de levadura química (16 gr)
8 rodajas de piña
cerezas confitadas (opcional)
mantequilla + harina para el molde


ELABORACIÓN:

1. Precalentamos el horno a 180º.

2. Engrasamos un molde apto para horno con mantequilla y lo espolvoreamos con un poco de harina. Le damos unos golpecitos contra el mesado para que se extienda bien. A continuación, colocamos las rodajas de piña escurrida en el fondo del molde, distribuyéndolas por toda la superficie. Reservamos.

3. En un cuenco grande batimos los huevos con el azúcar, el yogur y el aceite. 

4. Incorporamos la harina y la levadura tamizadas, y mezclamos con ayuda de una varilla.

5. Vertemos la mezcla del bizcocho en el molde que teníamos reservado. Horneamos unos cuarenta minutos a 180º. Retiramos del horno y una vez que el bizcocho enfríe le damos la vuelta sobre la bandeja de presentación. Por último, decoramos con cerezas confitadas. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Bocaditos de galleta bañados en chocolate

Hoy, una entrada muy cortita, en la que aprovecho para saludar a quienes os reincorporáis tras las vacaciones de verano. Espero que hayáis disfrutado mucho y que vengáis con las pilas a tope. Tenía muchas ganas de que comenzase esta "vuelta al cole" o "vuelta a blogger" para saber de vosotros y de vuestras recetas... ¡Os echo de menos!

Los bocaditos de galleta bañados en chocolate que os traigo son ideales para darnos un capricho sin a penas cocinar ni ensuciar. Se prepara con galletas, y lógicamente, cuánto más ricas estén las galletas mejor sabor tendrá el postre. Sirve cualquier galleta (por ejemplo, galleta maría), siempre que no lleve relleno ni decoraciones como cerezas, chocolate, frutos secos, etc. Una última recomendación: no hagáis las bolitas demasiado grandes porque son pequeñas bombas de calorías y llenan mucho. ¡Vamos con la receta!


INGREDIENTES: 100 gr de galletas (sin relleno), 85 ml de leche condensada,  1/2 tableta de chocolate negro para fundir, topping de colores


ELABORACIÓN:

1. En un procesador de cocina (robot, picadora...) tritura las galletas hasta que parezcan polvo.

2. Añade la leche condensada a las galletas y mezcla bien. Forma bolitas de tamaño pequeño (llenan mucho) y reserva.

3. Funde el chocolate a baño de maría y cubre las bolitas de galleta con él. Colócalas sobre papel sulfurizado o un tapete de silicona. Espolvorea sprinkels de colores y espera a que el chocolate se seque antes de comer. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

miércoles, 30 de agosto de 2017

Tarta de manzana y crema pastelera

La tarta de manzana y crema pastelera que os traigo hoy no tiene nada de novedosa, más bien todo lo contrario. Estoy segura de que se hace en muchísimas casas, quiza con pequeñas variaciones pero en esencia es la misma. 

Está muy rica y es muy sencilla de hacer. Yo me animé a prepararla porque tenía muchísimos huevos y manzanas caseras, así que aprovecho para publicarla para que sirva de ayuda a quien no tenga la receta o esté iniciándose en el mundo de la cocina. 


INGREDIENTES:
1 lámina de masa de hojaldre redonda
2 - 3 manzanas
650 ml de leche
160 gr de azúcar
3 huevos enteros y 2 yemas
1 rama de canela o de vainilla
la piel de 1/2 limón
2 - 3 cucharadas de mermelada de melocotón o ciruela
2 cucharadas de agua
mantequilla (para el molde)



ELABORACIÓN:

1. Comenzamos precalentando el horno a 180º.  A continuación, engrasamos un molde apto para horno con mantequilla (el mío es tipo quiche de 27 cm. de diámetro).

2. Extendemos la lámina de hojaldre sobre el molde y la pinchamos con ayuda de un tenedor. Cubrimos la superficie con el papel que trae el hojaldre (o papel de hornear) y rellenamos el hueco con legumbres (por ejemplo, con garbanzos). Simplemente se trata de poner peso para que la masa no se hinche al hornearla.

3. Horneamos el hojaldre durante 12 minutos y retiramos las legumbres y el papel. 

4. Ahora vamos a preparar la crema pastelera para el relleno. Separamos 1/2 vaso de leche y ponemos el resto a calentar en un cazo, con la canela o vainilla y la piel de limón. Recordad que si utilizáis vainilla hay que cortarla a lo largo para que suelte el sabor. 

5. Mientras batimos los huevos y las yemas con el azúcar, y por otra parte, desleímos la maizena en el 1/2 vaso de leche.

6. Cuando la leche se haya calentado pero sin llegar a hervir, la retiramos del fuego momentáneamente, quitamos la canela y la piel de limón y agregamos la mezcla de leche con maizena y los huevos con el azúcar. Removemos bien para integrar los ingredientes y llevamos el cazo de nuevo al fuego.

7. Removemos constantemente hasta que la mezcla espese adquiriendo la textura de crema. Retiramos del fuego y una vez que haya perdido algo de calor la vertemos sobre el hojaldre. 

8. Pelamos, descorazonamos y cortamos en láminas de media luna las manzanas. Las colocamos sobre la crema procurando que queden lo mejor posible y llevamos de nuevo la tarta al horno durante unos 15 minutos para que la manzana ablande.

9. Por último, mezclamos la mermelada con el agua y la calentamos unos diez o quince segundos en el microondas. Pincelamos la superficie de la tarta con esta mezcla y decoramos con una guinda y unas hojas de menta o la dejamos tal cual. 

 ¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de   Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.






martes, 29 de agosto de 2017

Bundt cake de chocolate

Últimamente el tiempo parece loco, lo mismo llueve torrencialmente que hace un calor de justicia. Quizá la naturaleza nos está avisando de que pronto llegará el otoño y la vuelta al cole... Algunos árboles ya pierden las hojas, parece raro en agosto pero os aseguro que hay muchísimas caídas en el parque. El tiempo transcurre implacable.

Me vienen a la cabeza todos los dulces que se preparan durante las estaciones frías: los bizcochos, las magdalenas, los churros... Esos que se toman acompañados de un café o chocolate caliente y que reconfortan cuerpo y alma. Postres como este bundt cake de chocolate que preparé ayer, durante un irrefrenable ataque de nostalgia invernal. Los gallegos llevamos el invierno escrito en el ADN. Nos gusta el sol, pero si no llueve en siete días nos agobiamos, sentimos morriña del tintineo de la lluvia en los cristales, de los charcos y de las calles oliendo a humedad y aire renovado. 

Volviendo al bundt de chocolate, solo quiero deciros que está muy bueno. Es bastante contundente, así que con un pedacito para acompañar el café es más que suficiente. Lo había hecho en otras ocasiones, con una textura más densa y similar al brownie. Esta vez lo he aligerado un poco y ha quedado genial. Espero que os guste, ¡dentro receta!


INGREDIENTES:
150 gr de chocolate negro para postres
160 gr de mantequilla 
225 gr de azúcar blanca
1 pizca de sal
4 huevos
100 ml de leche
225 gr de harina
20 gr de cacao puro en polvo
7 gr de levadura química
azúcar glas (opcional)
mantequilla + cacao para el molde



ELABORACIÓN:

1. Lo primero que haremos será engrasar muy bien un molde en forma de corona con mantequilla y espolvorearlo con un poco de cacao. A continuación, precalentamos el horno a 180º.

2. En un cazo ponemos la leche, la mantequilla y el chocolate en trocitos. Lo fundimos a fuego lento y pasamos el contenido a un cuenco grande. 

3. Dejamos que el chocolate pierda un poco de calor para añadir el azúcar , una pizca de sal y los huevos, al tiempo que removemos con unas varillas para mezclar bien los ingredientes. 

4. Ahora añadiremos la harina, el cacao y la levadura previamente tamizados. Lo haremos poco a poco mientras mezclamos con una varilla manual o eléctrica.

5. Vertemos la mezcla de bundt en el molde y horneamos durante cincuenta minutos a 180º.

6. Dejamos que el bundt enfríe un poco y lo desmoldamos. Una vez que esté totalmente frío podemos espolvorear por encima azúcar glas, con ayuda de un colador de malla fina. 













¡Buen provecho! 

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...